Hace más de 70 años que miles de personas del Pueblo Palestino tuvieron que huir de sus hogares

En 1948, cerca de 750.000 palestinos fueron despojados de sus tierras, sus hogares y de sus recuerdos, convirtiéndose en refugiados.

 

Por KATIA NAVAS HERNÁNDEZ

Este domingo día 29 de noviembre se conmemora el Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino. Este año UNRWA, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo, hace un llamamiento con especial atención a Gaza: una franja que encierra miles de miradas e historias por contar.

En 1948, cerca de 750.000 palestinos fueron despojados de sus tierras, sus hogares y de sus recuerdos, convirtiéndose en refugiados. El Pueblo Palestino continúa refugiado y esperando con anhelo el regreso a sus hogares y el reconocimiento de su trágica historia. Una espera interminable dado que Israel ni reconoce su estatus, ni permite su retorno y además mantiene militarmente ocupado el territorio palestino. Esta ocupación que incumple el Derecho Internacional Humanitario e impide una resolución pacífica del conflicto.

Pueblo Palestino: La población refugiada más antigua del mundo

Hoy, los palestinos refugiados son 5,7 millones de personas. Siendo especialmente grave la situación que se vive en Gaza. Tras 13 años de bloqueo, este 2020, por fin la ONU ha declarado Gaza como zona inhabitable.

Por eso necesitamos otra franja para Gaza, una franja que se vea en los medios. En el año en el que la ONU predijo que Gaza sería inhabitable, su población sigue viviendo casi 5.000 días de un «confinamiento» ilegal según el derecho internacional. Durante mucho tiempo Gaza estuvo presente en medios de comunicación casi a diario por la situación inhumana a la que se enfrentaba su población: bloqueo, escaladas de violencia, limitación de movimientos, escasez de agua potable, ataques a escuelas, altísimos niveles de paro y pobreza, etc. Ahora, la situación ha cambiado. Sus historias no resuenan en la conciencia colectiva como lo hacían antes.

Los refugiados de Palestina están profundamente marcados por los conflictos, exacerbados por la falta de progreso político y las presiones sobre la financiación y las operaciones de UNRWA. Existe un sentimiento abrumador de crisis existencial en Palestina.

Muchos de esos refugiados y refugiadas viven en Gaza, un pequeño territorio en el que viven hacinadas 2 millones de personas, de las que 1,4 son refugiados y refugiadas de Palestina.

Otra franja para Gaza, para que todos puedan escuchar sus historias

Este Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino queremos pararnos a poner el foco sobre los 5 millones de personas refugiadas de Palestina que tras más de 70 años como refugiados siguen esperando una solución justa y definitiva a su situación, en condiciones humanitarias críticas.

UNRWA lanza el movimiento ‘Otra franja para Gaza’ con el objetivo fundamental de poner el foco en la situación de las personas refugiadas de Palestina en Gaza y trabajar junto con los medios de comunicación, personalidades y ciudadanía, para que los refugiados y refugiadas de Palestina tengan su «franja» en los medios y redes sociales a través de la cual asomarse al mundo, contarnos su historia y escapar por un momento del bloqueo bajo el que viven.

Las miradas y las historias de 14 personas refugiadas de Palestina se podrán ver y escuchar en la web otrafranjaparagaza.com y también en diferentes medios como GNDiario, que ya se han sumado y han cedido su franja para Gaza. Las mujeres y los hombres de Gaza, especialmente sus refugiados, abren un camino a sus vidas y recuerdan que viven confinados desde hace más de 13 años.

¿Qué es lo que viene reclamando el pueblo palestino?

El conflicto de Palestina se basa en la reclamación de los palestinos de al menos las partes de la ciudad que no formaban parte de Israel antes de junio de 1967. Después de que Israel capturara Jerusalén Oriental a Jordania, que la controló hasta la Guerra de los Seis Días, el estado judío asumió el control administrativo completo de Jerusalén oriental.

La economía de Gaza se ha derrumbado bajo el peso del bloqueo, el conflicto y el aislamiento político. Tiene la tasa de desempleo más alta del mundo con diferencia. Más del 50 % del pueblo palestino vive en la pobreza. El sistema de salud pública está colapsado. Las necesidades de los refugiados siguen aumentando.

Con el cielo y el mar controlados por Israel, en tierra solo quedan dos cruces fronterizos de los cinco que tenía en 2007: uno para bienes y otro para personas (además del que tiene con Egipto), parcialmente abierto para casos especiales. La falta de acceso a agua limpia y a electricidad, que oscila entre cuatro y once horas diarias, afecta a la mayoría de la población.

Hoy, Gaza y el Pueblo Palestino tiene una de las mayores tasas de desempleo y peor desarrollo económico en el mundo, pese a su potencial, con retroceso en industria y agricultura, y tiene a más de la mitad de su población de dos millones viviendo por debajo del umbral de la pobreza
Fuente: gndiario.com