“HRW pide a Arabia Saudí que detenga ocho ejecuciones inminentes”

“HRW pide a Arabia Saudí que detenga ocho ejecuciones inminentes”

NUEVA YORK. (ABNA) – Human Rights Watch ha pedido a Arabia Saudí que detenga la ejecución inminente de ocho hombres acusados de actividades relacionadas con una ola de protestas contra el gobierno cuando eran menores de 18 años.

Según la Agencia Noticiosa Ahlul Bait (ABNA) – En un comunicado el martes, el grupo con sede en Nueva York denunció las penas de muerte de Arabia Saudí ya que los ocho presuntos menores infractores aguardan la pena de muerte.

El grupo cuestionó la reforma de la justicia penal del reino de 2018 y dijo que los casos en curso demuestran brechas críticas en el plan, que se esperaba que frenara la pena de muerte para los menores infractores.

El HRW obtuvo y analizó las hojas de cargos de dos ensayos grupales que incluyeron a los ocho hombres en 2019.

Algunos de los delitos enumerados fueron presuntamente cometidos cuando los hombres tenían entre 14 y 17 años.

Uno de los hombres, ahora de 18 años, está acusado de un delito no violento que presuntamente cometió a los 9 años. Los ocho hombres han estado en prisión preventiva hasta dos años.

“Los especialistas saudíes están promocionando las reformas judiciales como un progreso, mientras que los fiscales parecen ignorarlas descaradamente y continuar como de costumbre”, dijo Michael Page, subdirector para Oriente Medio de Human Rights Watch.

«Si Arabia Saudí se toma en serio la reforma de su sistema de justicia penal, debería comenzar por prohibir la pena de muerte contra los presuntos menores infractores en todos los casos», dijo HRW.

Según el grupo de derechos humanos, la fiscalía saudí acusó a los hombres detenidos, todos de pueblos y aldeas de mayoría shiíta en la provincia oriental, de varios cargos que no se asemejan a delitos reconocibles.

Dijo que los hombres habían sido acusados de “buscar desestabilizar el tejido social participando en protestas y procesiones fúnebres”, “corear consignas hostiles al régimen” y “buscar incitar a la discordia y la división”.

Los ocho imputados fueron identificados como: Ahmad Al-Farayy, Ali Al-Batti, Muhammed An-Nimr, Ali Al-Farayy, Muhammed Al-Farayy, Ali Al-Mabyuk, Sayyad Al-Yasin y Yusef Al-Manasif.

Las autoridades saudíes arrestaron a los hombres entre abril de 2017 y enero de 2018.

Citando a activistas saudíes en comunicación con fuentes cercanas a Al-Nimr y Al-Farayy, Human Rights Watch dijo que los hombres fueron sometidos a tortura durante su detención inicial e interrogatorio y que a ambos se les negó el acceso a un abogado.
Dijo que los delitos enumerados en las hojas de cargos de los hombres, que para siete de los ocho hombres incluían atacar a agentes de policía o patrullas con cócteles Molotov o armas de fuego, se basan casi en su totalidad en las confesiones de los hombres y no dan detalles de las lesiones a los agentes de policía.

HRW ha documentado violaciones de larga data al debido proceso en el sistema de justicia penal de Arabia Saudí que dificultan que un acusado obtenga un juicio justo incluso en casos de pena capital.

Se refirió a un caso en abril de 2019, cuando Arabia Saudí llevó a cabo una ejecución masiva de 37 hombres, 33 de ellos de la comunidad minoritaria shiíta del país.

Citando a activistas locales, el grupo de derechos humanos dijo anteriormente que más de 200 personas de pueblos y aldeas de mayoría shiíta en la provincia oriental han sido juzgados por delitos similares desde 2011. En su mayoría, residentes shiitas de ciudades de la provincia oriental como Qatif, Awamiya y Hufuf han realizado repetidas protestas por discriminación por parte del gobierno desde el año 2011.

Ali An-Nimr, que fue condenado a muerte por su presunto papel en las protestas contra el régimen en 2012 cuando tenía 17 años, es sobrino del Ayatolá Sheij Nimr An-Nimr, un clérigo saudí que había pedido reformas y fue ejecutado en enero de 2016.

Arabia Saudí es uno de los principales verdugos del mundo, con más de 2.000 personas ejecutadas entre 1985 y 2016. Los sospechosos condenados por terrorismo, homicidio, violación, robo a mano armada y tráfico de drogas enfrentan la pena de muerte.

En el caso más sorprendente de ejecuciones, Arabia Saudí ejecutó el 2 de enero de 2016 al Ayatolá Sheij Nimr Baqir An-Nimr, junto con otras 46 personas, desafiando los llamamientos internacionales para la liberación del destacado clérigo shiíta.

Traducido en exclusiva por ABNA24 redacción española

© 2005-2020 AhlulBait News Agency (Agencia de Noticias de Ahlul Bait). Todos los derechos reservados. Se autoriza la reproducción, traducción o distribución de esta noticia sin modificar el contenido y citando la fuente ABNA24 y el autor/traductor.

FUENTE ABNA