HRW tilda de ‘ilegal’ medida israelí de cerrar barrios palestinos en Jerusalén

  • Agentes policiales del régimen de Israel en Jerusalén.

    Agentes policiales del régimen de Israel en Jerusalén.

HRW denuncia el paquete de medidas aprobadas por el gabinete israelí que autoriza a la policía a “cerrar” o “acordonar” áreas palestinas en Al-Quds (Jerusalén) donde haya conflictos con musulmanes.

“Cerrar los barrios de Jerusalén Este violará la libertad de movimiento de todos los palestinos residentes sin ser una respuesta adecuada a una preocupación específica”, denuncia la directora para la zona del Observatorio de los Derechos Humanos (HRW, por sus siglas en inglés), Sara Bashi, mediante un comunicado emitido este miércoles.

Cerrar los barrios de Jerusalén Este violará la libertad de movimiento de todos los palestinos residentes sin ser una respuesta adecuada a una preocupación específica”, denuncia la directora para la zona del HRW, Sara Bashi

El gabinete del régimen de Tel Aviv adoptó el martes medidas excepcionales propuestas por el premier Benyamin Netanyahu, que autorizan el cierre de barrios palestinos en Al-Quds (ocupada desde 1967), considerados problemáticos y el reforzamiento de la policía con efectivos del ejército israelí.

Efectivos del ejército del régimen de Tel Aviv.

 

Entre las polémicas medidas aprobadas por las autoridades israelíes, se incluye asimismo la destrucción inmediata de las casas de los palestinos atacantes, la revocación de los permisos de residencia en Al-Quds a los ciudadanos árabes implicados en ataques antisraelíes, e imponer guardias para vigilar el transporte público.

Para el organismo, los controles que los militares israelíes ejercerán a las entradas de los barrios son “una receta para el acoso y el abuso” a los ciudadanos palestinos.

Refiriéndose a la actual escalada de violencia que se vive en los territorios ocupados palestinos, Bashi ha afirmado que los recientes enfrentamientos si que suponen “un reto para cualquier fuerza policial”, pero establecer “castigos de destruir las viviendas palestinas es una medida ilegal y desconsiderada”.

Desde hace más de tres semanas, los territorios ocupados palestinos está viviendo una situación de máxima tensión, a raíz de los asaltos de los militares israelíes y la profanación de la Mezquita Al-Aqsa (en Al-Quds) por parte de los colonos israelíes.

El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, señaló el martes que la escalada de la actual violencia es una “consecuencia natural de la ocupación israelí”, además de denunciar “ejecuciones a sangre fría” de niños palestinos.

Menor palestino abatido por soldados israelíes en Jerusalén.

 

En lo que va de mes, al menos 31 palestinos, entre ellos varios menores de edad, han muerto y cerca de 4000 resultado heridos por disparos israelíes, según estadísticas de la Media Luna Roja Palestina.

mjs/ktg/msf