Imam Jamenei: «Es nuestra obligación esforzarnos y luchar por la liberación y la salvación de la Palestina»

Imágenes integradas 1

En una reunión con los jefes de los tres poderes del gobierno iraní, un grupo de funcionarios del sistema islámico, embajadores de países musulmanes y participantes en la Conferencia Internacional de la Unidad Islámica; en ocasión del aniversario de los nacimientos del Profeta del Islam, el honorable Muhammad (PB), y del Imam Yafar As-Sadiq (P), el sexto imam de los musulmanes chiitas; el Líder Supremo de la Revolución Islámica, el Ayatolá Seyyed Ali Jamenei dijo que la liberación de los males domésticos, regionales y globales depende de la enseñanza del último Profeta y reiteró: «si el Mundo Islámico quiere poder y gloria, debe buscar la unidad y la firmeza».

Su Eminencia expresó sus felicitaciones a la nación iraní, a la comunidad musulmana mundial (ummah) y a todos los librepensadores del mundo en ocasión de esta celebración, y agregó: «el ilustre Profeta del Islam fue una bendición de Dios Todopoderoso para toda la humanidad y obedecerlo salvará a las naciones de la tiranía y la arrogancia de las potencias, las diferencias de clases, las aristocracias crueles y otros males y formas de esclavitud».

El Líder Supremo se refirió a la exhortación de Dios  Todopoderoso a los profetas y sus seguidores a tener perseverancia y firmeza como un requisito para la alcanzar victoria, y agregó: «hoy, también, la perseverancia en el camino del eminente Profeta puede frustrar los principales complots de los pendencieros mundiales».

El Ayatolá Jamenei describió «los Estados Unidos, el régimen sionista, a los reaccionarios y vasallos de las potencias [mundiales]» como «los faraones del mundo actual» y señaló sus esfuerzos por sembrar divisiones e iniciar guerras en la comunidad musulmana, diciendo: «algunos políticos estadounidenses han intencionalmente o no, reconocido que deben crear guerras y conflictos en la región de Asia occidental, a fin de que el régimen sionista disfrute de un margen de seguridad y que el cuerpo sangriento del Mundo Islámico no tenga poder para progresar».

Su Eminencia expresó su profundo pesar debido a que algunos de los gobernantes de la región están cumpliendo con las exigencias de los Estados Unidos, y agregó: «la República Islámica no está interesada en tener discrepancias con los gobiernos musulmanes y tal como ha establecida la unidad y fraternidad dentro de Irán, también cree en, anhela y busca la unidad y unificación en el Mundo Islámico».

El Líder Supremo de la Revolución Islámica enfatizó: «a los seguidores de los Estados Unidos en la región, nuestro lenguaje es el de los consejos y no tenemos intención de responderle a algunos idiotas, pero les aconsejamos que servir a los tiranos mundiales es en su propio perjuicio y como dice el Corán, »la colusión con los tiranos no tienen más resultado que la destrucción»».

El Ayatolá Jamenei dijo que al crear las agrupaciones takfirí, los enemigos buscan incitar a la guerra chiita-sunita, y agregó: «Dios Todopoderoso ha creado a nuestros enemigos ignorantes, pues vemos a los enemigos del Islam fracasar en su objetivo, es decir, en la instigación de un conflicto sectario, algo que tampoco lograrán en el futuro, si Dios quiere».

Su Eminencia se refirió a «la firmeza» como la clave de la victoria contra los salvajes takfirís, y agregó: «nuestra confrontación con ellos fue una colisión contra la brutalidad y la distorsión del Islam y ahora, dondequiera que sus remanentes puedan estar, son agentes de Estados Unidos y el sionismo, y nos mantendremos de pie frente a ellos».

El Líder Supremo describió la unidad de la comunidad musulmana mundial (ummah) y la firmeza contra el sionismo y otros enemigos del Islam como una cura para los sufrimientos del Mundo Islámico y el camino hacia la adquisición del poder y la gloria, y reiteró: «el tema de Palestina encabeza las cuestiones políticas de la comunidad musulmana de hoy y todos estáis obligados a esforzaros y luchar por la liberación y la salvación de la nación palestina».

El Ayatolá Jamenei dijo que el reconocimiento —de los enemigos del Islam— de al Quds (Jerusalén) como capital del régimen sionista, tiene sus raíces en su desesperación y frustración, y agregó: «el Mundo Islámico se levantará contra este complot y los sionistas sufrirán un golpe más fuerte con este movimiento y sin dudas, la amada Palestina finalmente será liberada».

Su Eminencia elogió el «valor, la perspicacia y la perseverancia de la nación iraní» en las últimas cuatro décadas, y agregó: «los amigos de la República Islámica en todo el mundo y los enemigos de Irán deben saber que los problemas de la nación iraní futuros son en verdad más pequeños que los de las pasadas cuatro décadas y que la nación iraní los hará fracasar con su colosal poderío y hará ondear la bandera de la gloria y el esplendor islámico en las cumbres más altas».

Previo al discurso del Líder Supremo, el presidente iraní, Hassan Rouhani, se dirigió a la audiencia.

prensa islamica