Irak pide a CSNU investigar contrabando de petróleo por el EIIL

  • Supuesto miembro del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en uno de los yacimientos petroleros de las zonas bajo su control en Siria.

    Supuesto miembro del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en uno de los yacimientos petroleros de las zonas bajo su control en Siria.

El Gobierno de Irak insta al CSNU a abrir una investigación sobre el robo y contrabando de recursos petrolíferos del país árabe por parte del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).

“Pedimos al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) que cree comités para investigar y hacer cumplir las resoluciones acordadas con anterioridad sobre el contrabando”, ha afirmado este miércoles Asem al-Yihad, portavoz del Ministerio iraquí del Petróleo.

Pedimos al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) que cree comités para investigar y hacer cumplir las resoluciones acordadas con anterioridad sobre el contrabando”, dice Asem al-Yihad, portavoz del Ministerio iraquí del Petróleo.

Del mismo modo, ha destacado que todos los que resulten implicados en este negocio serán declarados delincuentes, ya sean particulares, compañías privadas o países.

Sin embrago, ha indicado que Irak no se dejará llevar por las emociones y se abstendrá de acusar a cualquier parte antes de concluir la investigación.

“Cuando se lleve a cabo una investigación imparcial, todo el mundo sabrá quién está implicado en esta actividad”, ha subrayado.

Las declaraciones de Al-Yihad se producen en momentos en los que las autoridades rusas acusan a Turquía, el vecino norteño de Irak, de estar directamente implicada en el contrabando de petróleo iraquí por parte de Daesh.

Horas antes, el portavoz del Ministerio de Defensa de Irak, Mohamad Nasir Nuri, había afirmado que su país presentará una denuncia ante el CSNU y otros organismos mundiales en caso de comprobarse la complicidad de Turquía con Daesh en el tráfico de petróleo.

Los medios de comunicación se hicieron eco de las afirmaciones de Rusia después de que cazas F-16 de Turquía derribaran la semana pasada un avión ruso Sujoi Su-24 en la frontera sirio-turca; un hecho que enturbió las relaciones bilaterales.

Momento del impacto del avión de combate ruso Su-24 en el territorio sirio, tras ser derribado por el Ejército turco.

 

Rusia asegura que el derribo del caza ruso por la aviación turca está relacionado con el apoyo de Ankara al EIIL, ya que afirma que Turquía lo derribó para proteger los suministros petroleros de Daesh de los bombardeos de las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia.

La misma jornada del miércoles, y ante la negativa del Gobierno turco, el Ministerio de Defensa de Rusia ha revelado la existencia de tres rutas de suministro del petróleo a Turquía desde los territorios controlados por el grupo takfirí en Siria.

Según ha precisado, una de estas rutas tiene como destino los puertos turcos en el mar Mediterráneo; otra, una planta petrolera en Turquía, mientras que la tercera ruta conduce a un núcleo de transporte en la ciudad de Yizre, en el sureste del país y también cerca de la frontera con Siria.

mpv/anz/hnb