Irán advierte de no politizar el derribo del avión ucraniano

  • Seyed Abás Musavi, portavoz de la Cancillería del país persa, habla en una rueda de prensa en Teherán, 8 de mayo de 2019. (Foto: AFP)
Irán insta a los involucrados a no instrumentalizar el caso del accidente catastrófico del avión ucraniano para objetivos y gestos políticos.

El portavoz de la Cancillería del país persa, Seyed Abás Musavi, tras expresar una vez más sus condolencias a las familias de las víctimas del trágico accidente aéreo, ha cuestionado ciertos comentarios que los países involucrados en dicho accidente pronunciaron en una reunión que tuvieron ayer en Londres, capital británica.

El vocero ha descrito como “extraña” la declaración leída por el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, en que pidió acceso consular relacionado, esto mientras Irán lo ofreció en los primeras días del incidente solo por razones humanitarias de lo sucedido, según ha recalcado Musavi.

Al respecto, ha dejado en claro que en los últimos años, la República Islámica ha pedido al Gobierno canadiense de varias maneras la activación de los nexos consulares, independientemente de las relaciones políticas entre los dos países, dado que las relaciones consulares están relacionadas con los derechos de las personas y favorecen a los ciudadanos de ambas naciones.

 

Sin embargo, ha proseguido el diplomático iraní, el Gobierno canadiense ni siquiera entabló un diálogo directo debido a asuntos políticos y su adhesión a Estados Unidos para presionar a los ciudadanos iraníes, y ahora no está claro en este momento cuáles son los motivos de estos comentarios.

Irán pide a todos los países involucrados que eviten instrumentalizar los asuntos humanitarios de este incidente catastrófico para exigencias y gestos políticos y solo por [la calma de] las familias de las victimas dejen que el proceso [de la investigación] termine fluido y sin obstáculos”, ha señalado Musavi.

Canadá, Ucrania, Suecia, Afganistán y el Reino Unido son cinco países que junto a Irán perdieron un número de sus ciudadanos luego de que el Boeing ucraniano, con 176 pasajeros a bordo, fuera derribado el 8 de enero cerca de Teherán, capital persa, “de manera involuntaria” y por un “error humano”.

El derribo de la aeronave se produjo en una situación de escalada de tensiones creada por EE.UU. en la zona y horas después de que Irán respondiera en represalia al asesinato de su notable teniente general Qasem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, por EE.UU. en Irán, lanzando una decena de misiles contra dos bases norteamericanas en territorio iraquí.

msm/ktg/alg