Irán desmiente ‘información imprecisa de EEUU’ sobre presencia de Al-Qaeda en territorio persa

  • El edificio de la Cancillería iraní en Teherán, capital persa.

    El edificio de la Cancillería iraní en Teherán, capital persa.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán rechaza las alegaciones estadounidenses que lo relacionan con la red terrorista Al-Qaeda.

“Irán no tiene ninguna relación con la red terrorista de Al-Qaeda y no tiene ninguna información sobre la presencia de sus miembros en el territorio persa”, ha afirmado este martes el portavoz de la Cancillería iraní, Bahram Qasemi, en su rueda de prensa semanal.

Asimismo, ha enfatizado en que la República Islámica de Irán está comprometida con la lucha antiterrorista y tiene una seria y firme voluntad al respecto.

Irán no tiene ninguna relación con la red terrorista de Al-Qaeda y no tiene ninguna información sobre la presencia de sus miembros en el territorio persa, ha afirmado el portavoz de la Cancillería iraní, Bahram Qasemi.

“Irán siempre ha tenido una firme voluntad para combatir el terrorismo y siempre ha actuado conforme a sus compromisos internacionales”, ha agregado.

«El Gobierno estadounidense, en vez de hacer declaraciones de orden general, tendría en la práctica que permitir una lucha internacional coordinada contra los grupos terroristas compartiendo informaciones precisas», concluyó Qasemi.

El portavoz de la Cancillería iraní, Bahram Qasemi.Recientemente, el Gobierno de Washington anunció la imposición de sanciones a tres cabecillas de Al-Qaeda establecidos en Irán, con el fin de entorpecer las operaciones, la financiación y las redes de apoyo de ese grupo terrorista.

En concreto, se trata de Faisal Jassim Mohamed Al-Amri Al-Khalidi, conocido como Al-Khalidi; Yisra Muhamad Ibrahim Bayumi (Bayumi) y Abu Bakr Muhammad Muhammad Ghumayn (Ghumayn), que fueron incluidos en la lista de «terroristas globales, especialmente designados», informó el Departamento del Tesoro en un comunicado.

Esa designación supone la imposición de sanciones a extranjeros que hayan cometido o presenten un riesgo de cometer actos de terrorismo que amenacen la seguridad de EE.UU. o la de los estadounidenses, en este caso por actuar en apoyo a Al-Qaeda.

Desde el surgimiento de grupos terroristas en la región de Oriente Medio y el inicio de actividades terroristas en esa zona, la República Islámica de Irán siempre ha insistido en adoptar medidas adecuadas para hacer frente a este fenómeno.

mep/rha/nal