Iran planea enlazar el Mar Caspio y el Golfo Pérsico por medio de un canal

Una de las iniciativas más ambiciosas que tienen los iraníes es la de crear un canal artificial que una el Mar Caspio con el Golfo Pérsico. Esta iniciativa es particularmente interesante para Rusia debido a las actuales tensiones con Turquía. Los países europeos y ex soviéticos también se beneficiarían enormemente de este proyecto.

La iniciativa no tiene, en realidad, nada de nuevo. La idea surgió a finales del siglo XIX y los ingenieros rusos habían concebido planes para un canal navegable, que ofrecería a Rusia y a otros países el camino más corto hacia el Océano Índico sin pasar por los estrechos turcos y el canal de Suez, en Egipto.

El proyecto fue aprobado por el antiguo presidente iraní Mahmud Ahmadineyah. En 2012, el antiguo ministro de Energía iraní, Mayid Mamju, estimó que el coste del proyecto se elevaría a 7.000 millones de dólares.

En febrero de 2015, el presidente de la Comisión de Exteriores y de Seguridad Nacional del Parlamento iraní, Alaeddin Boruyerdi, afirmó que Jatam al Anbiya, una sociedad de ingeniería perteneciente al Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica, estaba interesada en el proyecto, que será puesto en marcha previsiblemente en la próxima década.

Sin embargo, no todo el mundo parece feliz con esta idea. Occidente y Turquía han intentado bloquear directa o indirectamente la construcción de esta vía navegable y EEUU ha impuesto sanciones contra las empresas implicadas en el proyecto.

La construcción del canal podría revelarse difícil debido a la sequedad existente en el centro de Irán, la dificultad del terreno, la amplitud del proyecto y el nivel de financiación requerido. Sin embargo, los beneficios económicos y estratégicos obtenidos de él serían inmensos para Irán, Rusia y muchos otros países.

fuente al manar