Islam y política; ¿Hay conexión entre ambos?

Por Sergio Dueñas (Musa) para Islamoriente.

Islam y política; ¿Hay conexión entre ambos?

Sin duda, uno de los temas más importantes en el campo del pensamiento social y político es la relación entre «religión» y «política»; pues al negar cualquier conexión entre estos, algunos han considerado que la interferencia de uno de ellos en otros asuntos causa ineficacia, en tal sentido recomiendan la separación completa de ambos. Otros creen en la existencia de una conexión profunda entre religión y política cuyo argumento está basado sobre los inicios mismos de la comunidad Islámica 1400 años atrás. No obstante que estos grupos discrepan respecto a la relación en varios niveles (Cultural, social, filosófico, etc.) coincidiendo al final en la relación que ambos tienen.

 

El islam es una religión divina y social que de forma completa abarca todos los aspectos de la vida; ya sea material, individual, social, legal, judicial, económica o política; etc… Pero fundamentalmente espiritual, la misma que frente al caos y desorden que pudiesen sobrevenir esta dimensión (espiritual) tiene la capacidad de solucionarla, ya que la soberanía y el orden viene de Dios, la misma que reposa en la figura de los Profetas, Imames y líderes como la Wilayat Al Faqih, quienes son las guías de la sociedad, tal cual manifiesta Dios; “¡Creyentes! Obedeced a Dios, obedeced al Enviado y a aquéllos de vosotros que tengan autoridad. Y, si discutís por algo, referidlo a Dios y al Enviado, si es que creéis en Dios y en el último Día. Es lo mejor y la solución más apropiada”. (Corán 4:59)

Este manejo de comunidad islámica ha repercutido en la consolidación de la civilización islámica, que no solo ha dado sus frutos en la política; sino en todas las esferas del conocimiento y la sabiduría para la humanidad y no solo para los musulmanes, negarle esto al islam sería una traición a la humanidad.

 

El islam según el Corán y las tradiciones se cristalizaron en la comunidad islámica que más adelante se concretó en una civilización que no solo estaba en la península arábiga; sino había llegado a Europa con el Ándalus denotándose con ello su formidable sistema político y religioso cuando no solo se gobernaba dentro y para los árabes; sino fuera del hijaz y para los europeos.

 

Actualmente la civilización islámica aglomera a más de 1500 millones de fieles en todo el mundo, en todos los lugares donde logró consolidarse cimentó su sistema político, económico, legal y judicial y no solo en el plano doméstico; sino a nivel internacional siendo ejemplo de ello las organizaciones internacionales que tiene como Organización para la Cooperación Islámica o la Liga Árabe que aglutinan a países islámicos.

En todo este armazón organizacional en los planos nacionales o internacionales encontramos su fundamento en los aspectos espirituales que el mismo Corán lo legitima, cuando hace referencia a los conductores de la misma cuando dice: “Ya hemos mandado a nuestros enviados con las pruebas claras. Y hemos hecho descender con ellos la Escritura y la Balanza, para que los hombres observen la equidad. Hemos hecho descender el hierro, que encierra una gran fuerza y ventajas para los hombres. A fin de que Dios sepa quiénes les auxilian en secreto, a Él y a Sus enviados. Dios es fuerte, poderoso”. (Corán 57: 25)

 

Este verso enfatiza la importancia de la política, el liderazgo (Wilayat Al Faqih) y el establecimiento de la justicia; pues al expresar la importancia de la política se refiere a tópicos como la lucha entre el bien y el mal, la tutela, la tiranía, la arrogancia y la opresión, teniendo el líder de la comunidad un rol fundamental para la administración de estado; así como lo tuvieron los Profetas en relación a las guerras, la desobediencia o la paz contra los tiranos y opresores como la lucha de Moisés (P) contra el Faraón o Abraham (P) contra Nimrod; así como otros Profetas que se opusieron contra los enemigos.

 

Estos antecedentes nos muestran cómo política y militarmente la religión está conectada con la política; pero dentro la dimensión espiritual divina.

 

En ese sentido, las relaciones internacionales también han tenido su rol constructivo y contestatario de cara a la comunidad internacional, mostrando al islam como un nuevo paradigma para el sistema político internacional y esto se debe a todas las acciones de los líderes y activistas políticos; más aun en una época donde se ha pasado del mundo físico a las redes sociales, el cual ha servido para mostrar el rol fundamental del islam Político cuando se va luchando, denunciando y defendiendo las causas humanas como la cuestión  Palestina, la victoria de la Revolución Islámica de Irán, la ocupación de Afganistán, el colapso de la Unión Soviética, los eventos del 11 de septiembre y la Primavera Árabe.

 

Hoy con la consolidación de estados islámicos, así como sus sistemas políticos en la toma de decisiones, nos demuestran que para su relacionamiento con otros sujetos internacionales usan la política y la religión sin ningún problema, ni obstáculo alguno contrastándose con esto que en él  ambos son uno y que desde su propia identidad es contestaria y propositiva a la globalización, la hegemonía y el imperialismo; pues entiende que el nuevo orden mundial proclive al capitalismo  barbárico (europeísmo-Americanismo) no es de todos, sino de unos pocos que entre sus objetivos está el secularismo y la aniquilación de la religión; pues quieren someter al mundo, quiere arrancar su religiosidad tarea difícil y dura, porque ya dijo el Imam Jomeini “Nuestro instructor no es América. Nuestro instructor no es Inglaterra. ¡Nuestro instructor es Dios! Entonces, ¿Por qué hemos de temer?, ¿Por qué acongojarnos?, ¡Ellos no son seres humanos como para que les temamos! ¿Con qué nos amenazan esos? ¿Por qué habríamos de temer de su amenaza?”

 

Por Sergio Dueñas (Musa) para Islamoriente.