Israel agradece a la Casa Blanca por su nueva postura proisraelí sobre asentamientos en Cisjordania

Israel emitió un comunicado el lunes agradeciendo a la Administración Trump por su nueva postura de no considerar que los asentamientos judíos en Cisjordania estén violando el derecho internacional.

«Israel está profundamente agradecido al presidente (Donald) Trump, al secretario Pompeo y a toda la Administración estadounidense por su firme posición al apoyar la verdad y la justicia», expone el documento de la oficina del primer ministro israelí.

El mismo llama a los países a adoptar una posición similar para facilitar la paz en Medio Oriente, y que Israel se encuentra «listo y dispuesto a llevar adelante negociaciones de paz con los palestinos en cuanto a todos los asuntos de estatus final en un esfuerzo por alcanzar una paz duradera».

El lunes, el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, anunció en una conferencia de prensa la nueva decisión que revierte la posición de Estados Unidos en las últimas cuatro décadas sobre el tema.

Sin embargo, señaló que este anuncio no debe verse como que el Gobierno estadounidense está «abordando o prejuzgando el estatus final de Cisjordania», sino que las declaraciones se hicieron para que «israelíes y palestinos negocien».

Mientras tanto, Ayman Odeh, líder del partido Lista Unida Arabe-Judía, aseveró que «ningún ministro de Exteriores cambiará el hecho de que los asentamientos se construyeron en tierras ocupadas en las que se establecería un Estado palestino independiente junto con el Estado de Israel».

Otro líder de la Lista Unida, Ahmad Tibi, declaró que Trump, durante la investigación de juicio político, «está tratando de resucitar a su amigo, el primer ministro (Benjamin) Netanyahu, quien está cerca del procesamiento por sus extrañas declaraciones acerca de la legalidad de los asentamientos, lo cual es una fuerte violación del derecho internacional».

La decisión de EEUU sobre los asentamientos israelíes en Cisjordania representa la última jugada de la Administración Trump para tomar partido con Israel, luego de su reconocimiento ampliamente criticado de Jerusalén como la capital de Israel en 2017, el traslado de la embajada estadounidense a Jerusalén en 2018 y el reconocimiento de la «soberanía» de Israel sobre los disputados Altos del Golán en marzo de 2019.

Este cambio político también se ve como un regalo político para Netanyahu, quien está luchando por la supervivencia política después de no poder formar un Gobierno de coalición tras dos elecciones este año y enfrentando problemas legales.

La última ronda de conversaciones de paz entre israelíes y palestinos se quebró en 2014, debido a la continua expansión de los asentamientos israelíes en Cisjordania.

El coordinador especial de las Naciones Unidas para el proceso de paz en Medio Oriente, Nickolay Mladenov, dijo el mes pasado que los asentamientos de Israel en los territorios palestinos ocupados son ilegales acorde al derecho internacional y siguen siendo un considerable obstáculo para alcanzar la paz.

Según los últimos datos de parte de Palestina, cerca de 400.000 colonos israelíes viven en 135 asentamientos y 100 puestos fronterizos ilegales en Cisjordania, donde la población palestina ha alcanzado 2,6 millones.

Fuente: Agencia Xinhua