Israel sigue con su política de exterminio contra el pueblo palestino

Israel no para en su política de apartheid y en sus acciones de exterminio contra el pueblo palestino. Los hechos de las últimas horas así lo demuestran.

Las fuerzas israelíes destruyeron el sábado una tubería de agua y sellaron varias carreteras en la aldea de Kafr Qaddoum, cerca de la ciudad de Qalqilia en la ocupada Cisjordania.

Un coordinador de la resistencia popular en dicha localidad confirmó que el ejército israelí, acompañado por una excavadora, irrumpió en el pueblo, destruyó un conducto de agua principal y selló varias carreteras.

Las medidas israelíes en el pueblo provocaron enfrentamientos con los residentes locales y los soldados israelíes utilizaron una violencia descontrolada contra los palestinos lanzándoles a la cara botes de gas lacrimógeno.

Por otro lado, al noroeste de Belén, varios palestinos fueron atendidos con síntomas de asfixia por los botes de gas lacrimógeno que les dispararon las fuerzas israelíes durante los enfrentamientos que se desataron en la aldea de al-Walaja.

Los soldados dispararon balas de acero hacia los residentes palestinos y sus hogares lo que provocó que varios residentes se asfixiaran debido a la rotura inhalación de gas. Todos fueron tratados en la escena.

Esta aldea ha presenciado frecuentes redadas militares y la distribución de folletos que amenazan a los residentes de la aldea por sufrir un castigo colectivo en caso de que continúen participando en eventos nacionales.

Además, los colonos sionistas continúan con su campaña de asesinatos a palestinos civiles. El gobierno palestino condenó enérgicamente el asesinato de una madre palestina por parte de colonos israelíescuando un automóvil que estaba en una carretera de Cisjordania fue atacado con piedras.

Aisha Rabi, de 48 años, de la ciudad de Bidya, en el norte de Cisjordania, donde se construyó un grupo de asentamientos judíos ilegales, fue golpeada en la cabeza por una piedra lanzada desde la colonia ilegal. Su esposo resultó herido cuando su automóvil fue atacado por colonos israelíes mientras conducían hacia su casa el viernes por la noche.

El portavoz del gobierno, Yousef al-Mahmoud, describió en un comunicado el asesinato de Rabi como «ataque terrorista», responsabilizando al gobierno israelí del aumento de los ataques de colonos contra civiles palestinos que viven bajo la ocupación. Israel rara vez arresta o procesa a los colonos involucrados en el ataque a los palestinos. Además, exigió la implementación inmediata del derecho internacional en los territorios palestinos ocupados.

Finalmente, las autoridades israelíes están tomando medidas aceleradas y sin precedentes contra los residentes palestinos de la Jerusalén ocupada, según revela un nuevo informe del Observatorio de Derechos Humanos Euromediterráneo.

El informe concluyó que Israel está castigando a los fieles de la mezquita de Al-Aqsa y está siguiendo una serie de políticas para asfixiar a los palestinos mediante detenciones arbitrarias, allanamientos y registros domiciliarios nocturnos, demoliciones de viviendas y órdenes de expulsarlos del lugar sagrado.

El informe Prohibido: Expulsión, desplazamiento y enjuiciamiento arbitrario de palestinos en Jerusalén durante septiembre de 2018 muestra los crecientes ataques israelíes contra palestinos en la Ciudad Santa durante el pasado mes que coincide, en gran medida, con las fiestas judías.

La policía y los soldados israelíes patrullan a través de la mezquita de Al-Aqsa y sus alrededores. Como resultado, aumentan las provocaciones y los ataques en los lugares de culto entre los colonos o soldados y los palestinos, principalmente culpando a los éstos incluso cuando son las víctimas.

El informe arroja luz sobre los intentos de Israel de imponer el plan de estudios educativo israelí en las escuelas palestinas en Jerusalén, en aplicación práctica de la recientemente aprobada Ley de Estado-nación.

También se destaca el sufrimiento de los aldeanos de Khan al-Ahmar tras la decisión final del Tribunal Superior de Israel de demoler el pueblo y reubicar a sus residentes en un lugar cerca de un vertedero. Esta abominación humanitaria fue condenada por las Naciones Unidas, como un ejemplo obvio que muestra el alcance de la transgresión perpetrada por las autoridades israelíes contra los palestinos.

Las fuerzas israelíes han estado siguiendo una política muy estricta hacia los palestinos presentes en la mezquita de Al-Aqsa. Cada vez que grupos de colonos asaltan la Mezquita, la mera presencia de palestinos en los patios de la Mezquita es suficiente para golpearlos, detenerlos y prohibirles la entrada a la Mezquita acusándoles de están perturbando el orden público.

Durante los días festivos judíos, los palestinos suelen ser sometidos a detención en masa. Los testimonios recopilados por el equipo de Euro-Med muestran cómo los soldados israelíes pueden ser detenidos arbitrariamente por palestinos. El caso de Rami al-Fakhouri es un ejemplo. Ni siquiera los empleados del Waqf islámico de Jerusalén se salvaron de estas medidas arbitrarias, que incluían las palizas.

Con respecto a las redadas, registros y arrestos domiciliarios sin orden judicial, el equipo de Euro-Med registró decenas de casos del sistemático hostigamiento de Israel a los palestinos durante el mes de septiembre.

El arresto de menores no es una excepción. Yacoub al-Dabbagh, de 16 años, es uno de muchos otros detenidos sin cargos y con total indiferencia por su edad o sexo. A Yacoub también se le prohibió visitar la mezquita de Al-Aqsa durante tres meses.

El informe menciona además varios casos de uso de la fuerza por parte de la policía y los soldados israelíes, incluso golpeando, contra palestinos en Jerusalén. La violencia de los colonos es impune para la policía israelí, ya que aquéllos pueden cometer violaciones mientras se encuentran bajo la protección de las fuerzas de seguridad israelíes.

El caso de los tres palestinos agredidos por un grupo de 30 colonos está documentado en el informe. Islam Awaja, uno de los asaltados por los colonos, dijo que fue golpeado junto con otros dos.

Además, cerca de 1.000 colonos irrumpieron en la mezquita de Al-Aqsa desde el comienzo de Sukkot, un día festivo judío, bajo estrictas medidas de seguridad y escoltados por la policía israelí y las fuerzas especiales. Estos asaltos alcanzaron su punto máximo en la mañana del jueves 27 de septiembre donde cientos de colonos realizaron en el Complejo de Al-Aqsa rituales talmúdicos y bajo la protección de la policía israelí.

El Observatorio Euromediterráneo de Derechos Humanos pidió a las autoridades israelíes que pusieran fin a las prácticas ilegales de los colonos y la policía contra los palestinos, que trataran a los palestinos por igual y que procesaran a quienes los atacan.

Además, pidió a Israel que obligue al Ayuntamiento de Jerusalén a emitir un plan de construcción claro para los barrios y permitir que los palestinos construyan libremente, además de investigar las violaciones cometidas por la policía también.

Euro-Med instó además a la comunidad internacional a presionar a las autoridades israelíes para que detengan sus violaciones en la Jerusalén ocupada, incluidas las restricciones a la libertad religiosa y la política de demolición de viviendas.

Fuente: José Antonio Gómez, Diario 16 – España