Japón, un aliado de EEUU, dice que no enviará fuerzas a O. Medio

  • El ministro nipón de Defensa, Takeshi Iwaya (izq.), y el ya exjefe en funciones del Pentágono, Patrick Shanahan, Tokio, 4 de junio de 2019. (Foto: AFP)
Japón, un aliado de EE.UU., asegura que no contempla enviar tropas a Oriente Medio para formar una coalición con Washington en la zona.

El jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, el general Joseph Dunford, indicó el pasado martes que Washington se había puesto en contacto con ciertos países a ver si puede formar una coalición para “garantizar” la seguridad de navegación en el estrecho iraní de Ormuz (sur).

En respuesta, el ministro nipón de Defensa, Takeshi Iwaya, ha asegurado este martes a los periodistas que Tokio “no está considerando desplegar a las Fuerzas de Autodefensa de Japón” (SDF, por sus siglas en inglés) en esta parte de la región del oeste de Asia, aunque “mantiene frecuentes contactos con la Administración estadounidense”, presidida por Donald Trump, afirmó.

Sin embargo, el Gobierno puede considerar “varias opciones, si es necesario”, ha puntualizado el ministro, antes de mencionar que el país “actuará de forma flexible, dependiendo de la situación”.

Tokio, ha proseguido diciendo, “está seriamente preocupado” por el crecimiento de la tensión en la zona, pero, está convencido de que “la tensión bajara de forma temporal”.

Al respecto, el ministro japonés ha hecho constar en la importancia de la región para la seguridad de los recursos de energía.

 

¿Cómo empezó la tensión?

Las autoridades de Gibraltar (territorio británico de ultramar) anunciaron el pasado 4 de julio, la captura del superpetrolero Grace 1 en el estrecho de Gibraltar, por supuestamente violar las sanciones de la Unión Europea (UE), transportando petróleo iraní a Siria.

Irán desmiente la versión europea y asegura que la embarcación en cuestión no iba hacia Siria. Asimismo, amenaza con medidas recíprocas y promete detener un petrolero británico si entra en la zona.

Después de cuatro días, el portal estadounidense Bloomberg informó que un petrolero de la compañía británica de energía BP Plc navegó en aguas del Golfo Pérsico, pero no entró en las de Irán por temor a ser retenido por Teherán.

Durante los 40 años que han transcurrido tras la victoria de la Revolución Islámica, Irán ha conseguido grandes logros en diferentes ámbitos, el militar incluido, sin someterse a los dictados de la Casa Blanca. Por esa misma razón, supone una gran amenaza para los intereses de EE.UU. y sus aliados en la región. Ante tal coyuntura, Washington ha intensificado recientemente la retórica belicista en contra de Teherán, creando incidentes y situaciones para poder demonizar al país persa y justificar las presiones que ejerce en su contra.

ask/rha/ftn/mkh