Jefa de derechos humanos de la ONU advierte sobre una ‘catástrofe de derechos’ en Birmania

Jefa de derechos humanos de la ONU advierte sobre una 'catástrofe de derechos' en Birmania

NUEVA YORK. (ABNA) – La Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha expresado su preocupación por la escalada de violencia en Birmania, advirtiendo sobre una crisis humanitaria cada vez más profunda tras el golpe del 1 de febrero en el país.

Según la Agencia Noticiosa Ahlul Bait (ABNA) –  «En poco más de cuatro meses, Birmania ha pasado de ser una democracia frágil a una catástrofe de derechos humanos», dijo Michelle Bachelet en un comunicado el viernes, pidiendo el fin de la ya creciente violencia en el país para evitar una pérdida de vidas aún mayor.

Los comentarios se producen mientras la junta militar continúa su brutal represión contra los manifestantes en medio de un aumento en las manifestaciones diarias de protesta contra el golpe en el país.

Bachelet continuó diciendo que la junta militar «tiene el deber de proteger a los civiles», y agregó que es «singularmente responsable» de la crisis actual en Birmania y debe rendir cuentas.

Señaló los informes sobre la concentración militar en varias regiones de Birmania y el uso de fuerza letal contra civiles, e instó a la comunidad internacional a exigir de inmediato que la junta militar detenga el uso escandaloso de artillería pesada contra civiles y “respete el principio de distinción”.

«Las fuerzas de seguridad del Estado han seguido utilizando armamento pesado, incluidos ataques aéreos, contra grupos armados y contra civiles y bienes de carácter civil», dijo Bachelet.

«No parece haber esfuerzos para reducir la escalada, sino más bien una acumulación de tropas en áreas clave», lamentó, y agregó que la violencia es particularmente intensa «en áreas con importantes grupos minoritarios étnicos y religiosos».

El jefe de derechos humanos de la ONU señaló además «informes creíbles» de que las fuerzas de seguridad han utilizado a civiles como escudos humanos, bombardearon casas e iglesias civiles y bloquearon el acceso humanitario, incluso atacando a trabajadores humanitarios.

Dijo que más de 108.000 personas han huido de sus hogares en el estado oriental de Kayah, donde los enfrentamientos se han intensificado en las últimas semanas, y enfatizó que muchas personas que habían huido a las áreas forestales necesitan asistencia humanitaria urgente.

Esto se produce cuando el relator especial de las Naciones Unidas sobre derechos humanos en Birmania ya advirtió sobre «muertes masivas» por hambre y enfermedades en el este del país, donde continúan los combates entre los grupos rebeldes y la junta.

En otra parte de sus comentarios, Bachelet criticó el arresto de activistas antigolpistas, periodistas y opositores al régimen militar, y dijo que al menos 4.804 personas permanecen en detención arbitraria, citando fuentes creíbles.

También expresó su alarma por los informes sobre la tortura de detenidos, diciendo que el ejército está tachando a sus oponentes de «terroristas» en lugar de liberar a los prisioneros y comenzar el diálogo acordado.

Birmania se ha visto afectado por la agitación desde que el ejército derrocó a la líder de facto del país Aung San Suu Kyi en un golpe y la detuvo a ella y a varias otras figuras importantes del gobernante Partido Liga Nacional para la Democracia (NLD) el 1 de febrero.

La junta, que ha declarado una emergencia de un año en toda Birmania, afirma que tomó el poder después de que descubrió un fraude en las elecciones celebradas tres meses antes que la NLD había ganado de manera aplastante.

Desde entonces, el ejército de Birmania ha luchado por imponer el orden. Cientos de miles de personas han realizado numerosas protestas contra los líderes golpistas en el país del sudeste asiático, exigiendo la liberación de Suu Kyi y los demás detenidos.

Casi 850 personas han muerto y miles más han sido arrestadas por las fuerzas militares, según el grupo de defensa de la Asociación de Asistencia para Prisioneros Políticos (AAPP).

En medio de la brutal represión, algunos lugareños, especialmente en los municipios que han visto un alto número de muertos, han formado «fuerzas de defensa» para proteger a los civiles.

En sus declaraciones del viernes, Bachelet también pidió a las fuerzas de defensa del pueblo y otros grupos armados que «tomen todas las medidas posibles para proteger a los civiles».

 

Traducido en exclusiva por ABNA24 redacción española

© 2005-2021 AhlulBait News Agency (Agencia de Noticias de Ahlul Bait). Todos los derechos reservados. Se autoriza la reproducción, traducción o distribución de esta noticia sin modificar el contenido y citando la fuente ABNA24 y el autor/traductor.

fuente abna