La CIE quiere inscribir a los imames de Ceuta en el Registro del Ministerio de Justicia

La Comisión Islámica de España (CIE) prevé inscribir en agosto en el Registro de Ministros de Culto del Ministerio de Justicia a los imames de Ceuta

La delegación de la Comisión Islámica de España (CIE) en Ceuta prevé inscribir durante este mes de agosto en el Registro de Ministros de Culto del Ministerio de Justicia a “todos” los musulmanes que ofician como tales en la ciudad autónoma, cuya cifra ronda “los sesenta”, según ha avanzado su titular, Hamido Mohamed.

Actualmente están apuntados 10.019 ministros de culto, 9.389 católicos, 392 testigos de Jehová, 114 ortodoxos, 45 budistas, 33 evangélicos, 30 musulmanes, 8 de confesiones paganas y 4 judíos, según datos actualizados del Ministerio de Justicia, que activó este censo el 31 de octubre de 2017.

Mohamed ha asegurado que “unos quince” ministros de culto musulmanes de Ceuta ya figuran en este censo, en el que la anotación es potestativa para las entidades. Aquellos que realizan actos con efectos civiles deben, sin embargo, certificar su condición mediante su inscripción.

El delegado de la Comisión Islámica de España en Ceuta cree que será “positivo” que los imames que ejercen en las mezquitas de la ciudad consten en el Registro, aunque Marruecos reaccionó con rechazo cuando en Melilla se quiso hacer algo parecido.

En el prólogo de ‘El agente oscuro’, el periodista Ignacio Cembrero relata lo sucedido hace exactamente un año, en julio de 2018: «Lamkaddem Ridal, imán de la mezquita de Cabrerizas en Melilla, envió el 2 de julio de 2018 un escrito solicitando ‘dejar sin efecto las inscripciones en el Registro Estatal de Ministros de Culto del Ministerio de Justicia’. Sin embargo, unos días antes se había apuntado en el registro junto con otros diez clérigos musulmanes de la ciudad. Su inscripción respondía a una solicitud del Ministerio de Justicia que, en octubre de 2017, animó a registrarse a imanes, sacerdotes, rabinos, pastores, etcétera. La iniciativa no gustó a la DGED ni al Ministerio de Asuntos Islámicos porque ahondaba el vínculo de los imanes con el Estado español. ‘[…] Ha generado cierta preocupación en la delegación de Asuntos Islámicos […], lo que ha motivado que los imanes de nuestra ciudad hayan recibido instrucciones [de Marruecos] para que renuncien a su anotación en el registro», reconoció públicamente Mohamed Ahmed Moh, miembro de la Comisión Islámica de Melilla.

Según Cembrero, «desde Nador, la ciudad marroquí colindante con Melilla, les llamaron a rebato para que se retractaran, y los agentes de la DGED [la Dirección General de Estudios y Documentación, el servicio secreto exterior marroquí] visitaron a los más reacios para acabar de convencerles. Todos se dieron finalmente de baja en el registro mediante unos escritos redactados en términos idénticos».

fuente mundoislam