La libertad de opinión en Egipto tras la primavera árabe

¿Qué hacen las revoluciones? Teóricamente buscan cambios dramáticos, mejorar la situación económica o política de un país y apoyar la prensa y a los medios.

Ojalá que podamos conseguir todo esto y más después de una revolución, pero al pasar 9 años de las revoluciones de la llamada “primavera árabe”, parece que no mucho ha mejorado y que este cambio dramático ha sido para peor. Sobre todo en Egipto y en el tema de la libertad de expresión, ya que en los últimos cinco años este país ha vivido una disminución significativa del clima de libertad de opinión y prensa de una manera que amenaza a muchos ciudadanos y no solo a periodistas.

Las nuevas medidas de encarcelamiento y multas van en contra de la situación que los egipcios disfrutaron previamente, incluso antes de la revolución del 25 de enero, hace ocho años, que derrocó al presidente Mohamed Hosni Mubarak. Los periodistas criticaron ferozmente al régimen gobernante, incluido el jefe de Estado y los líderes del partido gobernante y esta situación continuó después de la revolución y fue mejorando gradualmente hasta el golpe de estado contra el ex presidente Mohamed Morsi el 3 de julio de 2013.

Según las estadísticas, desde que el presidente Abdel Fattah El Sisi asumió el poder en 2013, más de treinta periodistas han acabado en la cárcel en Egipto y más de 500 sitios web han sido bloqueados.

Esto ha tenido consecuencias a nivel internacional, como la petición que hizo la organización Reporteros Sin Fronteras a las autoridades egipcias para que deroguen dos leyes que restringen la libertad de los medios de comunicación en Internet.

La solicitud pidió al gobierno egipcio que “revoque de inmediato la ley contra el delito cibernético y revise la ley que regula la prensa y los medios de comunicación, ya que representan una amenaza para el derecho básico de los egipcios a la libertad de expresión y el acceso a la información”. También consideró que la ley que regula la prensa y los medios, que el presidente egipcio ratificó a principios de septiembre, “aumenta el clima de represión en Internet en Egipto”.

La ley, que permite monitorear cada sitio web personal, blog personal o cuenta electrónica personal, le otorga al Consejo Supremo el derecho de suspender o bloquear estos sitios y cuentas en el caso de publicar o transmitir noticias falsas o incitar a la violación de la ley o al odio. De acuerdo con esta norma, las autoridades pueden cerrar cualquier sitio si su contenido “constituya una amenaza a la seguridad nacional” o que “ponga en peligro la economía nacional”.

De acuerdo con la clasificación internacional de libertad de prensa del año 2018, Egipto ocupa el puesto 161 en una lista de 180 países. Además, según la organización de Reporteros sin Fronteras, al proporcionar un monitoreo integral de las comunicaciones por Internet, esta ley contribuye a la legalización del proceso de vigilancia electrónica de la población.

Para conseguir una libertad de expresión y un sistema político democrático, es necesario permitir a todos que escriban su opinión sin amenazas y escuchen la voz de la oposición y sus partidos, ya que no podemos todos tener la misma opinión siempre.

fuente mundoislam