La verdadera cancel culture: listas negras proisraelíes

Cuando se trata de Israel-Palestina, la coerción autoritaria en toda regla, como las listas negras llevadas a cabo por Canary Mission, es parte de la vida.

El pasado mes de julio un grupo de más de 150 artistas e intelectuales publicó una carta abierta en la revista Harper’s Magazine advirtiendo de lo que llamaron una atmósfera creciente de conformidad ideológica forzada en los EE.UU., rechazando una «intolerancia de puntos de vista opuestos» y «una moda para la vergüenza pública y el ostracismo». Agrega la carta que «la restricción del debate, ya sea por un gobierno represivo o una sociedad intolerante, invariablemente perjudica a los que carecen de poder y hace que todos sean menos capaces de participar democráticamente».

Una de las personas que se encontró de acuerdo con estos nobles sentimientos fue Hammam Farah, un palestino canadiense nacido en la Franja de Gaza y criado entre los Emiratos Árabes Unidos y Canadá, que pasó años estudiando para obtener la licencia como terapeuta en Toronto. La carta resonó en él porque ha tenido una experiencia muy íntima con lo que se siente cuando se reprime la libertad de expresión: los ataques contra su activismo estudiantil propalestino han perseguido a Farah hasta la edad adulta, lo que ha provocado problemas recurrentes en su vida profesional.

“Cuando se trata de palestinos que defienden nuestros propios derechos es muy difícil. Nuestra libertad de expresión y la libertad para expresarnos han sido atacadas una y otra vez”.

“La gente está en contra de la cancel culture (1) y eso es genial. Yo también estoy muy en contra”, dijo Farah. “Pero los casos más escandalosos de pueblos cancelados somos los palestinos y los que se solidarizan con nosotros. Cuando se trata de palestinos que defendemos nuestros derechos es muy difícil. Nuestra libertad de expresión ha sido atacada una y otra vez”.

En medio del acalorado debate sobre la libertad de expresión y la censura en los Estados Unidos, los ataques contra el activismo propalestino se mantienen en silencio, es decir, son menos comentados pero mucho más despiadados. Pocos de los intelectuales públicos de alto perfil que han apostado por el lado militante de la libertad de expresión del debate nacional han destacado el increíble grado de represión del discurso que apoya los derechos palestinos, particularmente entre la gente común que carece de acceso a las plataformas de élite. Es un punto ciego que no pasa desapercibido para personas como Farah, que han experimentado de primera mano aparecer en las listas negras y otras formas de represión.

«Tenemos que ser coherentes», dijo. “Tenemos que reconocer que aquí hay un claro doble rasero. Y eso no está bien».

Desde hace mucho tiempo los despidos y la censura relacionados con el conflicto Israel-Palestina se volvieron comunes tanto en el mundo académido como en la política. Justo este mes una destacada académica, Valentina Azarova, fue despedida de su trabajo por la Facultad de Derecho de la Universidad de Toronto después de que, según informes, un importante donante «expresó su preocupación en privado por el trabajo anterior de Azarova sobre el tema de los abusos de los derechos humanos de Israel en Palestina».

En lugar de asumir una defensa del discurso a favor de Palestina, el debate entre periodistas e intelectuales se ha centrado principalmente en su propio malestar como grupo. Sin embargo, cuando se trata de este punto ciego, la supresión de la libertad de expresión dirigida a la gente común ha sido feroz: amenazas al estatus migratorio, vidas personales, carreras, restricciones de los viajes al extranjero y más. Y, a diferencia de las figuras públicas de alto perfil que pueden recurrir a revistas y periódicos en busca de apoyo cuando se sienten silenciadas, Farah y otras personas comunes a las que se señala por su discurso, generalmente carecen de la capacidad de hacer que se cuenten sus historias. Al carecer de plataformas poderosas, generalmente sufren sus “cancelaciones” en un anonimato mudo.

«Es lo primero que surge cuando buscas en Google mi nombre, la afirmación de que soy partidario del terrorismo y extremista», dijo A.H., un exactivista que trabaja en cuestiones palestinas, que pidió permanecer en el anonimato por temor a sufrir más consecuencias en caso de hablar.

Nerviosa, por teléfono, A.H. me dijo que había estado involucrado de forma marginal en el activismo propalestino, incluyendo comentarios en línea y asistencia a protestas. Su participación relativamente baja en la causa incluso la había incluido en Canary Mission, un sitio mantenido por activistas pro-Israel anónimos para rastrear a activistas, académicos y estudiantes que apoyan el nacionalismo palestino. Canary Mission es difícil de describir como algo más que una lista negra. Al igual que con Farah y otros, el perfil de A.H. en el sitio se convirtió en el rastro más destacado en línea de su vida. No solo había afectado su carrera, sino también su vida personal y su salud mental.

Mientras algunos conservadores advierten de que en Estados Unidos está creciendo un “totalitarismo leve” -coerción autoritaria en toda regla- de intolerancia progresiva, cuando se trata de Israel-Palestina, como la lista negra llevada a cabo por Canary Mission, ya bien arraigada.

Incluso después de dejar todo su activismo propalestino, hasta el punto de no publicar en las redes sociales sobre el conflicto de Oriente Medio, por ejemplo, A.H. sigue obsesionada por su lugar en la lista.

«Tengo miedo de solicitar un nuevo trabajo o incluso actualizar mi LinkedIn para mostrar dónde estoy trabajando ahora», dijo. “A veces me encuentro con gente y luego simplemente desaparecen. Siempre me pregunto si es por lo que vieron cuando buscaron mi nombre en línea».

“Al principio podemos bromear acerca de ser incluido en Canary Mission como una buena manera de ver con quién puedes salir o ser amigo describiéndolos como personas que tienen una buena política”, dijo Sumaya Awad, exestudiante activista de la Universidad de Columbia. Awad también figura en el sitio de Canary Mission y también ha sufrido intentos de rechazo, incluso ayudando a fundar el sitio web Against Canary Mission para crear conciencia sobre la lista negra.

Aunque los operadores del sitio permanecen ocultos en el anonimato, investigaciones anteriores sobre Canary Mission han apuntado a una red de patrocinadores adinerados, incluido el inversor inmobiliario estadounidense israelí Adam Milstein. A diferencia de la versión de cancel culture que actualmente están debatiendo los intelectuales estadounidenses, la versión apoyada por Canary Mission es más peligrosa por influir en las acciones del Gobierno. Se cree que el sitio está siendo empleado por las autoridades del Gobierno israelí con fines de recopilación de inteligencia. Escalofriante, por la cuestión de la libertad de expresión en América, la lista negra es información que también ha sido utilizada por el FBI en los interrogatorios a los individuos sobre su activismo. (Canary Mission no respondió a una solicitud de comentarios).

La filtración del contenido de Canary Mission en archivos oficiales es una gran causa de preocupación para los que figuran en sus páginas. A Awad, una palestina de Jordania que vive en los EE.UU. le preocupa que su estatus migratorio la ponga en un riesgo particular debido al tipo de listas negras practicadas por el sitio. Como muchos otros palestinos, estar incluido en el sitio puede permitir que el ejército israelí, que controla el acceso a los territorios palestinos, impida físicamente la entrada a los territorios, incluso por razones inocuas como visitas familiares. En 2018 el diario israelí Haaretz informó de que las autoridades israelíes habían citado internamente perfiles de Canary Mission al tomar la decisión de rechazar a las personas para ingresar a Israel y, por extensión, a los territorios palestinos.

En el caso de Awad las preocupaciones no solo se centran en las fronteras controladas por Israel, también se ha preocupado por el impacto potencial de ser incluida en la lista negra incluso en su propio proceso de inmigración estadounidense en curso. Para muchas personas provenientes de minorías que ya han sido sometidas a un riguroso escrutinio por parte de las fuerzas del orden público, o que no tienen la ciudadanía estadounidense, la inclusión en la lista negra puede ser una amenaza aterradora para su capacidad para vivir en los Estados Unidos.

“Más tarde, cuando estaba solicitando inmigración, noté que esta página sobre mí en Canary Mission, usando estas palabras de miedo que no tenían nada que ver conmigo como ‘simpatizante del terrorismo’, ‘Hamás’ y ‘antisemitismo’ fue lo primero que surgió cuando me buscaste en Google”, dijo Awad. «Me puse realmente ansioso por la lista negra después de eso y tenía miedo de que rechazaran mi estatus migratorio en algún momento sin siquiera decirme que esa era la razón».

Nada en el perfil de Awad, que incluye acusaciones de apoyar el movimiento liderado por palestinos para boicotear, desinvertir y sancionar a Israel y «demonizar a Israel», indica que alguna vez se haya involucrado en actividades ilegales o incluso haya adoptado opiniones que podrían considerarse violentas, extremistas o antisemitas. (Lo mismo ocurre con las otras personas con las que habló The Intercept para esta historia que tenían perfiles de Canary Mission). Sin embargo el sitio utiliza una asombrosa lógica de culpabilidad por asociación que intenta vincular con grupos terroristas internacionales.

Para ser eliminadas de la lista las personas deben someterse a un proceso con Canary Mission mediante el cual escriben un testimonio pidiendo disculpas y repudiando su activismo anterior. Varios de estos testimonios anónimos se incluyen en el sitio en una página que enumera los llamados excanarios. The Intercept vio una cadena de correo electrónico que mostraba la negociación de uno de esos confesionarios con los administradores del sitio de Canary Mission, en la que el posible excanario se vio obligado a retroceder y eliminar varios años de publicaciones «anti-Israel» en las redes sociales antes de enviar una genuflexa declaración de repudio de sus puntos de vista anteriores y la promesa de nunca volver a participar en el activismo propalestino.

A pesar de su preocupación por ser incluida en la lista negra, Awad no ha aceptado esta oferta inquietante. Su perfil de Canary Mission permanece en línea.

“La lista negra de Canary Mission ha sido muy poderosa para silenciar a las personas y hacerles pensar que la libertad de expresión no es su derecho. Infunde una poderosa sensación de miedo y paranoia». Además de sus efectos en ella, el miedo a las listas negras, dijo, ha tenido un impacto significativo en silenciar el discurso de quienes la rodean.

“La lista negra de Canary Mission ha sido muy poderosa para silenciar a la gente y hacerla pensar que la libertad de expresión no es su derecho”, dijo. «Infunde una poderosa sensación de miedo y paranoia: siempre te quedas preguntándote si será la razón por la que un trabajo no te devuelve la llamada, un propietario te rechaza o tienes problemas para pasar por la seguridad del aeropuerto».

Hammam Farah ha enfrentado años de dificultades debido a su perfil en el sitio web de Canary Mission. En gran parte, estos problemas han surgido debido a un imperativo moral que sintió al convertirse en activista.

Durante las visitas familiares a los territorios palestinos ocupados en su juventud, Farah desarrolló un vínculo emocional con la causa del nacionalismo palestino después de presenciar el sufrimiento de amigos y familiares que vivían bajo la ocupación militar israelí. “Mis abuelos fallecieron en Gaza y no pude volver a verlos debido al bloqueo israelí”, me dijo Farah. «Eso tuvo un gran impacto en mí emocionalmente cuando era joven, al igual que ver lo dolorosa que era la vida para las personas que viven en Palestina durante las visitas familiares».

Sintiendo el deber de hablar por ellos, se involucró en el activismo del campus relacionado con Israel-Palestina como estudiante universitario en Toronto. Eso fue lo que lo colocó en la notoria lista negra de Canary Mission. Farah ahora aparece en un sitio con un perfil que intenta conectarlo con grupos terroristas, el antisemitismo y la violencia, efectivamente «cancelándolo» él y alentando a otros a hacerlo también.

El listado y otros ataques a su persona le ocasionaron serios problemas como estudiante. Pero incluso después de su graduación ha seguido persiguiéndolo en su carrera profesional como terapeuta. En numerosas ocasiones, Farah ha sufrido acusaciones relacionadas con su trabajo y posibles pacientes plantean preocupaciones sobre las acusaciones hechas en su perfil de Canary Mission de que apoyaba el terrorismo.

Este verano, la misma semana que se emitió la ahora famosa carta de Harper, se informó a Farah de que su solicitud de licencia del Colegio de Psicoterapia Registrada de Ontario se había retrasado después de que se descubriera su presencia en la lista negra de Canary Mission durante una búsqueda en Google. Después de pedir apoyo, una organización llamada USA-Palestine Mental Health Network emitió una carta en nombre de Farah declarando que había sido “víctima de ataques maliciosos por parte de una organización política dedicada a poner en listas negras a personas con las que no está de acuerdo».

Después de esa intervención la solicitud de licencia de Farah fue aprobada. Como activista bien conectado capaz de recurrir a una red de seguidores, se considera uno de los afortunados. Pero la ansiedad de que puedan surgir problemas futuros relacionados con su inclusión en la lista negra siempre persiste. “Existe el temor, cada vez que hay un retraso en el procesamiento de algo, cada vez que se marca algo en relación con mi nombre, esta lista es lo primero que me viene a la mente”, dijo.

Como alguien que ha sentido personalmente el frío miedo que proviene de ser blanco de su discurso político, Farah dijo que también siente una simpatía genuina por aquellos de diferentes orígenes, como los firmantes de la carta de Harper, que ahora expresan sentimientos similares. Sin embargo, como señaló, durante años, y hasta el día de hoy, él y otros han sido brutalmente “cancelados” sin poder beneficiarse de protestas de la sociedad civil en su nombre.

Farah agregó que el mismo tipo de lenguaje al que se oponen muchos de los firmantes de la carta de Harper, como la invocación de «espacios seguros» a expensas del debate abierto y libre, también se ha utilizado contra los defensores de Palestina. «Ha habido casos en los que los argumentos que se utilizaron para cerrar el discurso de derecha del campus fueron utilizados por defensores pro-Israel para acabar con el discurso en Palestina», me dijo Farah. Y agregó que las organizaciones del campus pro-Israel a menudo habían reclamado a la universidad administradores que “se sentían inseguros” debido al trabajo de las organizaciones activistas palestinas en el campus.

«Estuve de acuerdo con la carta», me dijo Farah sobre la misiva de Harper, «y tuve esta opinión durante muchos años, desde que vi y experimenté censura y represalia contra la defensa de los derechos palestinos». Solo desea que algunos de los intelectuales detrás del movimiento por  la libertad de expresión también puedan echar un vistazo a las escalofriantes amenazas a la libertad de expresión que la gente común como él ha enfrentado durante años.

Nota de la editora:

(1) La cancel culture o “cultura de la cancelación” designa el extendido fenómeno de retirar el apoyo moral, financiero, digital y social a personas o entidades mediáticas consideradas inaceptables, generalmente como consecuencia de determinados comentarios o acciones​ o por transgredir ciertas expectativas. ​ Se define como «una llamada a boicotear a alguien- generalmente una celebridad- que comparte una opinión cuestionable o impopular en las redes sociales. El término cancel culture o cancelling comenzó a utilizarse en 2015 y ganó popularidad en 2018. En el universo mediático de internet es la cancelación por asfixia, acoso y derribo de cualquier persona, idea, acto, pensamiento u obra de arte, literaria o filosófica en nombre de una corriente hegemónica que defiende ideas o colectivos que se consideran injustamente atacados en el momento actual y en el pasado, del más remoto al más cercano.

Original en Inglés: The Real Cancel Culture: Pro-Israel Blacklists 

Traducción de J. M. en La verdadera cancel culture: listas negras proisraelíes para Rebelion.org

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelión.org como fuente de la traducción.

Murtaza Hussain – The Intercept – Rebelion.org