Las Iglesias en Palestina condenan la expansión de los asentamientos ilegales en Cisjordania ocupada

La continua construcción de asentamientos en Palestina por parte de Israel, especialmente en la ciudad ocupada de Jerusalén, y la confiscación ilegal de tierras palestinas, tienen como objetivo evitar la viabilidad de un estado palestino soberano. Los cristianos palestinos llaman a las iglesias del mundo a expresar su rechazo y condena de las políticas de ocupación israelíes.

El Comité Presidencial Superior de Asuntos de Eclesiásticos en Palestina condenó la aprobación de la ocupación israelí de construir 5.000 nuevas unidades de asentamiento en los Territorios Palestinos Ocupados, por considerar que se trata de una implementación de los planes israelíes de anexar nuestra tierra y en una violación flagrante al derecho internacional y las resoluciones de las instituciones internacionales.

En una declaración emitida por su presidente, Ramzi Khoury, el comité afirmó que la continua construcción de asentamientos en Palestina por parte de Israel, especialmente en la ciudad ocupada de Jerusalén, y la confiscación de tierras para los proyectos de asentamientos tienen como objetivo evitar el establecimiento de un estado palestino soberano con Jerusalén como su capital, de conformidad con las resoluciones de legitimidad internacional pertinentes.

El comité agregó que esta política de asentamientos y la continuación de los proyectos de anexión y expansión se están llevando a cabo junto con la escalada de ataques y violaciones contra templos islámicos y cristianos, especialmente en la ciudad de Jerusalén, impidiendo que los fieles accedan a ellas y facilitando las incursiones de colonos extremistas en la mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén ocupada.

El comité exhortó a las iglesias del mundo a expresar su rechazo y condena de las políticas de ocupación israelíes y a los proyectos de asentamiento en los territorios palestinos ocupados, que constituyen una grave violación del derecho internacional, las resoluciones de legitimidad internacional y al consenso internacional, y que constituyen una amenaza para la paz y la seguridad internacionales y conducen a un mayor caos e inestabilidad en la región.

 

Fuente: Corresponsal de PalestinaLibre.org en Jerusalén ocupada