LÍBANO: Incertidumbre sobre diálogo nacional en medio de protestas.

http://www.prensa-latina.cu/images/stories/Fotos/2015/septiembre/07/libano_samir_geagea.jpg
La esperanza de reactivar las instituciones del Estado libanés tambaleó este lunes ante la negativa de algunos políticos a participar en un diálogo nacional y la convocatoria a nuevas manifestaciones por la crisis de la basura.
La invitación cursada hace más de una semana por el presidente del parlamento de El Líbano, Nabih Berri, ya recibió el rechazo del jefe del partido Fuerzas Libanesas (FL) y candidato presidencial, Samir Geagea, quien valoró las conversaciones como una “pérdida de tiempo”.

Geagea, apoyado por el bloque 14 de Marzo para la lid por la presidencia, optó por viajar a Qatar para intentar agilizar las gestiones de aquel país ante extremistas islámicos del Frente Al-Nusra y lograr la liberación de unos 20 policías y soldados libaneses capturados en agosto de 2014 en Arsal.

Mientras Geagea opinó que en el diálogo fijado para el próximo miércoles “será imposible asumir” un acuerdo sobre la cuestión del jefe del Estado, luego de 28 intentos fallidos de votación en el parlamento, el también cristiano Sami Gemayel, líder del partido Kataeb, condicionó su asistencia.

Kataeb retiraría a sus ministros en el Gobierno libanés, si éste falla esta semana en solucionar la crisis de la basura, y en consecuencia, también reconsideraría su presencia en las conversaciones para intentar resolver los problemas nacionales.

El ministro de Economía y Comercio, Alain Hakim, afiliado a Kataeb, se mostró poco optimista de que el gabinete sea capaz de hallar una salida satisfactoria e inmediata a la acumulación de inmundicias en las calles.

El Líbano vive una ola de movilizaciones populares desde finales de agosto a causa del empeoramiento de la situación de los desperdicios y la acumulación en las calles de Beirut y Monte Líbano, luego de que el 17 de julio fue cerrado por saturación el basurero de Naameh, en el sur de la capital.

La eventual inasistencia de la formación cristiana a la conferencia de diálogo podría conducir a su fracaso, toda vez que Berri ya amenazó con suspender su iniciativa, si otro partido -además de FL- decide boicotearla.

El jefe del hemiciclo subrayó que el estancamiento en el tema presidencial, agravado por la parálisis y rivalidad política en la cámara, será el primer punto de la agenda de las conversaciones del venidero día 9, y si persistieran las discrepancias entre partidos, se avanzaría a otras cuestiones.

Además, se espera abordar la aprobación de una nueva ley electoral basada en la proporcionalidad y, a partir de ahí, celebrar elecciones parlamentarias, dando prioridad a lo que calificó de “libanización” de la solución, en alusión a minimizar la innegable influencia de Arabia Saudita e Irán en este país.

Si bien el diálogo adoptará acuerdos únicamente por consenso, algunos escépticos especularon de que en caso de votación hay mayoría de partidarios del bloque 8 de Marzo, la bancada que lidera el movimiento de resistencia chiita Hezbolá y al que pertenece Amal, la agrupación dirigida por Berri.

Pero la complejidad del escenario político libanés se multiplica en virtud de que el partido cristiano Movimiento Patriótico Libre (MPL), que lidera Michel Aoun (candidato presidencial del 8 de Marzo), parece inclinado a jugar sus cartas en el diálogo, pero también acorralar al gabinete en las calles.

Los partidarios de Aoun salieron a las calles el pasado sábado en una controversial manifestación en Beirut que parecía dirigida a medir fuerzas con los movimientos Apestan y Queremos que Rindan Cuentas, emanados del descontento popular por el amontonamiento de desperdicios.

El primer ministro libanés, Tammam Salam, aplaudió la propuesta de diálogo en la que analistas ven una suerte de válvula de escape a las presiones que enfrenta de parte del MPL, dentro y fuera del gabinete, y de sectores populares que exigen su renuncia y la de varios de sus ministros.

De hecho, Salam coincidió con el ministro de Salud Pública, Wael Abu Faour, en que “no hay más opción que el diálogo” para sacar al país del caos, aunque el ambiente prevalece enrarecido por los problemas con la basura y la huelga de hambre de algunos manifestantes frente al ministerio de Ambiente.

Para el jefe de gobierno, las protestas son una “expresión legítima”, pero algunos partidos tratan de explotar la ira popular para propagar el caos. De momento, aunque las últimas demostraciones perdieron ímpetu y masividad, los activistas desafiarán al diálogo en las calles este miércoles.

PL