Lo que se sabe de la investigación de los atentados de París: buscan a un octavo sospechoso.

Hallado un vehículo con dos kalashnikov usado por los yihadistas. Identificado por un trozo de dedo Ismael Omar Mostefai como uno de los autores de la masacre de Bataclan. Crece el temor de que algunos de los terroristas hubieran llegado a Francia entre los refugiados procedentes de Siria.
Las autoridades francesas buscan a una persona implicada directamente en los atentados de París y a un comando que logró huir en un coche tras los ataques después de hallarse un vehículo en la localidad limítrofe a la capital de Montreuil con dos fusiles kalashnikov. Fuentes policiales citadas por la prensa local han detallado que se trata de un Seat León negro que, según el relato de varios testigos, fue usado por los terroristas en los tiroteos contra los restaurantes ubicados en las calles Fontaine y Charonne.
Las fuentes han explicado que este hallazgo es importante porque evidencia que este grupo de terroristas logró salir de París tras estos dos tiroteos, tal vez para recoger al suicida de la avenida Voltaire. Un primer vehículo, un Volkswagen Polo, fue hallado junto a la sala Bataclan, en cuyo ataque perecieron cuatro terroristas.
Por otra parte, la persona a la que busca la policía francesa implicada en los atentados se trataría de un ciudadano francés responsable de alquilar el Volskwagen Polo empleado por los asaltantes de la sala Bataclan, donde murieron asesinadas 89 personas, según han informado fuentes policiales a la cadena BFM. «No se sabe si ejecutó los ataques o es un cómplice, pero está claro que su nombre no figura entre los detenidos hasta el momento», ha explicado el medio francés.
Mientras, Ismael Omar Mostefai, un delincuente común con antecedentes policiales de 29 años y raíces argelinas, es por el momento el único terrorista identificado de los siete que murieron tras perpetrar la ola de atentados que dejó 132 muertos (tras el fallecimiento de tres heridos) y 349 heridos. Al menos 103 ya han sido identificados, según ha explicado el primer ministro francés, manuel Valls.
Mostefai era uno de los tres terroristas que mataron al menos a 89 personas en la discoteca Bataclan y después se inmolaron. Nacido en la capital francesa, fue identificado por el hallazgo del trozo de un dedo en la sala de fiestas y estaba fichado por los servicios secretos franceses por integrismo islámico, pero no era objeto de seguimientos.
Siete personas del entorno de Mostefai han sido detenidas y están siendo interrogadas, informaron fuentes de la investigación. Estas siete personas, entre las que están el padre y el hermano de Ismael Omar Mostefai, se encuentran en las instalaciones de la Subdirección Antiterrorista (SDAT), en las afueras de París, señaló el canal «BFM TV». Se trata de verificar si estaban al corriente de los planes de Mostefai.
En otro escenario de los brutales atentados, junto al Stade de France, las fuerzas de seguridad hallaron también este sábado un pasaporte sirio, de un joven nacido en 1990 que, según Molins, no estaba fichado por los servicios de inteligencia franceses. Otro pasaporte fue hallado en la sala de fiestas Bataclan, cerca de unos de los cadáveres de los terroristas inmolados.
En este sentido, crece la preocupación por la posibilidad que algunos de los terroristas hubieran llegado a París desde Siria vía Grecia y Turquía entre los refugiados que en los últimos meses han alcanzado masivamete Europa. En este sentido, el Ministerio de Protección Civil griego y medios locales informan de que en los atentados de París participaron posiblemente dos hombres que ingresaron a Grecia procedentes de Turquía como refugiados. Los dueños de los dos pasaportes sirios encontrados en los escenarios de los atentados perpetrados el viernes por la noche en París han sido identificados por el diario griego ‘Portothema’ como Ahmed Almuhamed y Mohammed Almuhmed. El vicepresidente griego, Nikos Toscas, confirmó que «el poseedor de uno de los pasaportes cruzó la isla de Leros el 3 de octubre, donde fue identificado siguiendo la normativa de la Unión Europea». Serbia ha identificado a uno de los sospechosos de los ataques de París como un refugiado que responde a las iniciales A. A. y que entró en el país el pasado día 7 de octubre y pidió asilo, informó hoy la agencia Tanjung citando fuentes del Ministerio del Interior serbio.
Fuentes de la inteligencia de EE.UU, no obstante, aseguran que el documento sería falso porque no contiene los números necesarios y la fotografía no se corresponde con el nombre que aparece en él.
 
Cinco detenidos en Bélgica
Por otro lado, otro vehículo utilizado por los terroristas, un Volkswagen Polo negro matriculado en Bélgica, fue alquilado por un francés residente en ese país, que posteriormente, tras ser detectado en la frontera belga fue detenido junto a otras cuatro personas en la región de Bruselas. La Fiscalía belga confirmó este operativo desplegado en el barrio bruselense de Molenbeek.
Por su parte, el ministro de Justicia de Bélgica, Koen Geens, confirmó el sábado que al menos uno de los detenidos estaba fichado. Las fuerzas belgas lanzaron varias operaciones simultáneas en Molenbeek, después de que varios elementos de la investigación apuntaran hacia Bélgica y de que la Fiscalía francesa notificara cuatro órdenes judiciales de detención.
Este distrito bruselense ha sido en el pasado escenario de varias operaciones contra el yihadismo en Bélgica, la última en enero de este año, tras los atentados de París contra la redacción de la revista satíricaCharlie Hebdo. Según publica el diario La Dernière Heure, al menos tres de los terroristas implicados en los atentados del viernes vivían en Bélgica, aunque esta información no ha sido confirmada oficialmente.
Al hilo de ello, el consejo nacional de seguridad de Bélgica elevó al nivel 3 la alerta en eventos deportivos y culturales que puedan concentrar aglomeraciones, lo que permitirá desplegar al Ejército para controlar su seguridad, según informan los medios belgas.
A su vez, los expertos españoles en la lucha antiterrorista ya investigan si alguno de los yihadistas autores de los atentados de París tenían algún tipo de vinculación con España como ha sucedido en ocasiones anteriores con terroristas que actuaron en el país galo, han informado fuentes de la lucha antiterrorista.
Finalmente, un hombre detenido el jueves de la semana pasada en Alemania, en la autopista que enlaza Munich con Salzburgo, podría ser un cómplice que iba a participar en los atentados de París, según informaban el sábado varios medios de comunicación alemanes.
Uno de los máximos expertos israelíes en servicios secretos ha informado de que Francia recibió hace dos semanas advertencias de un notorio incremento en las comunicaciones entre grupos yihadistas en Oriente Medio y posibles activistas locales. «Las comunicaciones tenían como destino varias ciudades en Francia», asegura el periodista Ronen Bergman, del diario Yediot Aharonot, que cita a altas fuentes de inteligencia israelíes y occidentales.
Lo que se sabe de Ismael Omar Mostefai
 
De Ismael Omar Mostefai, natural de Courcouronnes, se sabe que acudía con frecuencia a una mezquita de Lucé, en el departamento de Eure et Loir, y se intenta verificar en particular si había estado en Siria el pasado año. Hasta el viernes no había aparecido en ningún procedimiento terrorista.
El padre y el hermano de Ismaël M. pasaron la pasada noche bajo arresto en las instalaciones de la Subdirección Antiterrorista de la policía (SDAT) en Levallois Perret, en las afueras de París, donde están siendo interrogados para saber si tenían conocimiento de sus actividades y para ver si pueden ofrecer alguna pista.
Los domicilios de ambos, en Romilly sur Seine (Eure et Loir) y en Bondoufle (Essonne) fueron registrados ayer. Al ser un asunto de terrorismo, su arresto puede prolongarse hasta 96 horas antes de ser eventualmente presentados ante un juez.
El hermano de Omar, de 34 años, acudió por su propia iniciativa a la policía al enterarse de que Ismael estaba implicado en los atentados y, según Le Parisien, se manifestó sorprendido de que fuera uno de los terroristas de París. «Es una locura, un delirio», declaró -de acuerdo con Le Parisien- a los policías que le interrogaban, a los que también dijo que no tenía contacto con él desde hacía años por «historias de familia» y que sabía que había estado en Argelia, el país de origen de su familia.
 
La cronología de los hechos
La noche del viernes, 13 de noviembre, Mostefai fue uno de los tres hombres, armados con fusiles Kalashnikov y con chalecos explosivos, que dispararon contra las decenas de personas que había en el interior de Bataclan y se inmolaron durante un concierto.
Según Le Monde, Mostefai posiblemente viajó a Siria durante varios meses en el invierno de 2013-2014.
Un trozo de un dedo seccionado por la explosión y encontrado por los investigadores hizo que Mostefai sea el único miembro del comando identificado hasta ahora.
Nacido en 1985 en los suburbios de París, este «joven padre de raíces argelinas» tenía «dos hermanos y dos hermanas», según el Diario de Centro, citado por Le Monde.
Mostefai había sido condenado varias veces por delitos comunes entre 2004 y 2010, según la fuente periodística.
Divididos en tres equipos y pertrechados con un material bélico similar, los siete terroristas suicidas que masacraron a 129 personas en París actuaron «muy coordinados» y a las órdenes del Estado Islámico (EI), según las primeras conclusiones presentadas por el fiscal de París, François Molins.
Los seis diferentes ataques se llevaron a cabo en apenas unos minutos, los que transcurrieron entre las 21.20 hora local (20.20 GMT) y las 21.53 hora local (20.53 GMT), cuando los terroristas tirotearon contra bares de una concurrida zona de la capital e hicieron detonar sus cinturones de explosivos.
Solo se prolongó la toma de rehenes en Bataclan, hasta más allá de la medianoche, cuando la policía lanzó su asalto final.
La primera explosión causó la muerte de un terrorista suicida y de otra persona por la metralla, junto al Stade de France, en la periferia parisina, donde Francia y Alemania disputaban un partido amistoso.
Cinco minutos después, dos individuos abrieron fuego de manera indiscriminada contra las terrazas de los bares Le Carrillon y Petit Cambodge en la calle Alibert, cerca del canal de Saint Martin, a varios kilómetros del estadio de fútbol. Los terroristas llegaron en un coche y mataron a 15 personas, mientras que otras diez resultaron gravemente heridas.
A las 21.30 (20.30 GMT), una nueva explosión en la puerta H del estadio mató a un segundo suicida. Iba equipado, como el resto de todos los implicados en la masacre, con un cinturón confeccionado con explosivos rudimentarios y altamente volátiles.
Solo dos minutos después, un nuevo tiroteo perpetrado por dos individuos equipados con armas automáticas a bordo de un Seat negro junto al bar A la bonne bière provocó la muerte de cinco personas y la evacuación de ocho heridos de extrema gravedad.
Otro tiroteo, contra un local en la calle Charonne (19 muertos, 9 heridos graves), y dos explosiones suicidas más, en el céntrico bulevar Voltaire y junto al Stade de France, fueron el preludio del masivo secuestro de cientos de personas en la sala Bataclan.
Los tres terroristas que tomaron el local hicieron continuas alusiones a Siria e Iraq y dispararon ráfagas de Kalashnikov contra el público que se hallaba en el foso de la sala.
La intervención de las fuerzas especiales de la policía francesa acabó con el asalto y con la vida de los terroristas -dos de los cuales detonaron sus cinturones explosivos- sobre las 00.20 (23.20 GMT).
Guerra contra el Estado Islámico
 
El Estado Islámico reivindicó el sábado a través de un vídeo, un comunicado y un montaje sonoro los actos terroristas. Los yihadistas aseguraron en un comunicado que los escenarios de los ataques fueron cuidadosamente elegidos.
El presidente de la República francesa, François Hollande, calificó la masacre de «acto de guerra organizado desde el exterior con complicidades en el interior» y acusó al Estado Islámico de estar detrás de los mismos y advirtó que Francia «será implacable con el DAESH».  El primer ministro francés, Manuel Valls, insistió en que Francia «está en guerra» contra el terrorismo y que tiene previsto «golpear» a su «enemigo», que identificó con el EI.
Hollande tiene previsto recibir este domingo a los principales líderes políticos del país para tratar de dar una imagen de unidad frente al terrorismo.
Hollande, en un claro gesto de deferencia, se entrevista en primer lugar a partir de las 10.00 locales (9.00 GMT) con el líder de la oposición conservadora, Nicolas Sarkozy, que le precedió al frente de la jefatura del Estado, y que ayer pidió cambios en profundidad en materia de seguridad.
Barcelona. (Redacción) 16-11-2015
Abdeslam Salah, sospechoso de haber participado en los atentados de París Policía francesa
Lo que se sabe de la investigación de los atentados de París: buscan a un octavo sospechoso
Imagen de la cadena BFMTV que muestra un coche grúa que se lleva al coche presuntamente usado por los terroristas hallado en Montreuil BFMTV