Los niños estudian en una tienda después de que Israel destruyera su escuela

La nueva escuela primaria en Jubbet adh-Dibh fue demolida justo cuando el nuevo año escolar estaba a punto de comenzar.

 

Los estudiantes entran en la improvisada aula en la escuela primaria de Jubbet adh-Dibh [Nigel Wilson / Al Jazeera]

Temprano en la mañana, decenas de estudiantes se reunieron en filas en las afueras de la escuela primaria Jubbetadh-Dibh. Animados por sus profesores, interpretaron con orgullo el himno nacional palestino, Fidai.

Parecía ser una típica escena palestina, un ritual matutino repetido fuera de miles de edificios escolares a través de la Cisjordania ocupada antes de que los estudiantes empiecen sus clases.

Pero cuando los estudiantes de Jubbet adh-Dibh terminaron de cantar el himno, no tenían aulas dónde ir. Sólo había una tienda llena de sillas de madera y dos pizarras.

Las seis aulas de la nueva escuela, construidas a mediados de agosto para albergar a 80 estudiantes, habían sido desmanteladas y removidas por los militares israelíes la noche anterior al primer día del año escolar. Dos días después, sólo quedaban los cimientos de concreto donde se encontraban las aulas, junto con una hilera de letrinas.

“Comenzamos el nuevo semestre académico con una escuela desmantelada”, indicó a Al Jazeera Ibtissam Shaibat, maestra de árabe y matemáticas de la dirección de educación de Belén. “Al primer día de clases llegué alrededor de las 7:30 y fue horrible cuando vi que la escuela no estaba aquí”.

Un grupo de maestros asistieron a impartir clases a los niños que todavía llegaban al lugar [Nigel Wilson / Al Jazeera]

Sin embargo, Shaibat y un puñado de maestros de la dirección de Belén concurrieron a impartir las clases a los niños que llegaron al lugar, hasta que se encuentre otra solución. La tienda recién instalada sirve como un aula improvisada, aunque debido a la falta de espacio, una clase tiene que realizarse en el exterior, bajo el sol ardiente.

“No todos los estudiantes están aquí hoy”, explicó Shaibat. “El resto ha ido a sus escuelas anteriores para continuar con su educación. Sus padres creen que este no es ahora el ambiente adecuado para asistir a la escuela. Está muy caluroso, por lo que prefieren soportar la situación de trasladarse a escuelas que están retiradas de sus hogares que quedarse aquí sin instalaciones adecuadas”.

La aldea palestina de Jubbet adh-Dibh se encuentra en un escenario dramático bajo Jabal al-Fureidis, una montaña plana de cinco kilómetros al sureste de Belén, que alberga el sitio histórico del Palacio Herodión.

Alrededor de 160 personas viven allí, y mientras que la aldea tiene un jardín infantil, las escuelas primarias más cercanas están situadas en los pueblos y las aldeas circundantes, significando que los niños tienen que caminar distancias largas o tomar un autobús para llegar a la escuela.

Los estudiantes se alinean para cantar el himno nacional palestino antes de comenzar las clases [Nigel Wilson / Al Jazeera]

Fadiya al-Wahsh, jefa de la fundación de mujeres en Jubbet adh-Dibh, decidió matricular a su hijo, Abdelrahman, en el tercer grado de la nueva escuela.

“Toda la comunidad quería esta escuela porque estaba más cerca del pueblo”, explicó. “Para llegar a la escuela a la que mi hijo asistió el año pasado, tenía que tomar un autobús o caminar durante un kilómetro y medio. Tiene asma y se quejaba de que era demasiado lejos para viajar y que la escuela estaba realmente llena de gente y que era muy malo para su salud.

“Antes de esta escuela, un gran número de estudiantes se apiñaron en las otras escuelas”, añadió Wahsh. “Aquí hay mucho más espacio para los estudiantes, de 10 a 15 estudiantes por clase, y esto les dará una mejor oportunidad para obtener una buena educación. En la otra hay 50 estudiantes por clase”.

El pueblo está situado en la zona C de Cisjordania ocupada, una designación administrativa que data de los Acuerdos de Oslo, que ofrece a las autoridades israelíes pleno control civil y de seguridad.

“Acogimos con satisfacción el nuevo semestre académico con una escuela desmantelada”  [Nigel Wilson / Al Jazeera]

Mientras que la Autoridad Palestina es responsable de proporcionar educación y servicios de salud a la población palestina en el Área C, Israel ha mantenido el control sobre la asignación de tierras, planificación, construcción e infraestructura en esta área, que comprende alrededor del 60 por ciento de Cisjordania ocupada. Es también el hogar de todos los asentamientos israelíes, que son considerados ilegales bajo la ley internacional.

Grupos de derechos locales e internacionales han  argumentado  que las autoridades militares israelíes han utilizado su control sobre la planificación de tierras en el Área C para restringir la construcción y el desarrollo palestino, negando las solicitudes de permisos de construcción y permitiendo la expansión de los asentamientos judíos.

Según el Consejo Noruego para los Refugiados: “Israel niega la mayoría de las solicitudes de permisos de planificación en el Área C, dejando así a los palestinos sin otra opción que reconstruir y desarrollarse sin permisos”.

Un portavoz de la Coordinación de Actividades Gubernamentales en los Territorios, una unidad militar israelí que implementa la política del gobierno israelí en el Área C, señaló a Al Jazeera que la escuela en Jubbet adh-Dibh no tenía los permisos de construcción y por lo tanto fue desmantelada.

“El edificio… fue construido ilegalmente el pasado fin de semana, una violación contundente de las órdenes de cese de trabajo y sin los permisos requeridos, por lo que la confiscación se llevó a cabo de acuerdo con las autoridades de la Administración Civil”, indicó un portavoz a Al Jazeera en un comunicado.

La escuela Jubbet adh-Dibh fue sólo una de varias escuelas palestinas dañadas o demolidas por las autoridades israelíes este mes [Nigel Wilson / Al Jazeera]

La escuela Jubbet adh-Dibh fue la tercera instalación educativa palestina en Cisjordania ocupada que fue dañada o demolida por las autoridades israelíes en un período de dos semanas. Un jardín de infantes en Jabal al-Baba fue destruido el 21 de agosto, mientras que los paneles solares que proporcionaban la única fuente de energía a una escuela en Abu Nuwar fueron confiscados el 9 de agosto.

El plan para establecer la escuela en Jubbet adh-Dibh fue finalizado en la primavera, y su construcción fue financiada por algunos estados miembros de la Unión Europea. Las misiones locales de la UE han emitido una  declaración  condenando a las autoridades israelíes.

“Todo niño tiene derecho a un acceso seguro a la educación y los Estados tienen la obligación de proteger, respetar y cumplir este derecho, asegurando que las escuelas sean espacios inviolables seguros para los niños”.

En consonancia con su posición de larga data sobre esta cuestión, la UE pide a las autoridades israelíes que pongan fin a las demoliciones y confiscaciones de casas y bienes palestinos de conformidad con sus obligaciones como potencia de ocupación en virtud del derecho internacional humanitario y cesen la política de construcción y expansión de asentamientos, la designación de tierras para el uso exclusivo de Israel y la negación del desarrollo palestino”.

Fuente: Children learn in tent after Israel demolishes school

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Nigel Wilson, Al Jazeera / Traducción: Palestinalibre.org