Los vinos de los asentamientos de Cisjordania no podrán llevar en Canadá la etiqueta “producto de Israel”

La Corte Federal del país norteamericano establece que un etiquetado de este tipo es “falso y engañoso”, ya que dificulta que los consumidores se expresen políticamente por medio de sus decisiones de compra

Un vino elaborado en los asentamientos de Cisjordania y vendido como “producto de Israel”. AFP

Los vinos elaborados en las colonias israelíes ubicadas en Cisjordania no podrán venderse en Canadá con la leyenda “producto de Israel”. La juez de la Corte Federal del país norteamericano Anne Mactavish ha señalado que un etiquetado de este tipo es a la vez “falso y engañoso” e impide a los canadienses “tomar decisiones informadas sobre los productos que compran para que puedan adquirirlos con pleno conocimiento”.

La magistrada reconoció que la política en Oriente Medio es compleja, aunque subrayó que las colonias de Shilo y Psagot —donde se ubican las bodegas de los vinos— no se encuentran dentro de los límites territoriales del Estado de Israel. La parte neurálgica de su dictamen —de finales de julio— reside, en cambio, en que una forma en la que los particulares pueden expresar pacíficamente sus opiniones políticas es por medio de sus decisiones de compra. “Por lo tanto, las personas deben obtener información exacta sobre el origen de los productos”, apuntó.

Este contencioso comenzó en enero de 2017, cuando David Kattenburg, un canadiense de confesión judía, se percató de que vinos provenientes de Shilo y Psagot se vendían etiquetados como “producto de Israel” en los estantes de la Sociedad de alcoholes de Ontario. Kattenburg decidió protestar ante esta red provincial de establecimientos. Al no recibir respuesta alguna, envió su queja dos meses después a la Agencia Canadiense de Inspección de Alimentos (CFIA, por sus siglas en inglés). Kattenburg argumentó ante este organismo federal que deberían respetarse los derechos del consumidor y que el uso de estas etiquetas era una forma de reconocer la anexión de una buena parte de Cisjordania por Israel.

Una bodega en Psagot. AP

En julio de 2017, la CFIA se pronunció a favor de David Kattenburg, pero dio marcha atrás pocos días después, manifestando que no había tenido en cuenta lo establecido en el acuerdo de libre comercio Canadá-Israel. En dicho marco comercial, el territorio israelí figura como todo sitio donde se aplique la legislación aduanera de aquel país, como es el caso de Cisjordania. Fue entonces cuando Kattenburg decidió acudir ante la Corte Federal de Canadá.

La juez Mactavish precisó en el fallo que la CFIA deberá encargarse de encontrar una nueva forma de etiquetar estos vinos. Kattenburg había sugerido en su recurso algunas fórmulas, tales como “producto de Cisjordania” y “producto del asentamiento de Shilo”. En su cuenta de Twitter, B’nai Brith Canada manifestó que apelará el fallo. Esta organización judía había criticado la decisión tomada en un primer momento por la CFIA, catalogándola como “inquietante y discriminatoria”. Kattenburg contó con el apoyo de la delegación canadiense de Independent Jewish Voices.

La decisión judicial provocó reacciones a miles de kilómetros de distancia. “El Ministerio de Asuntos Exteriores y la Embajada de Israel en Canadá continuarán actuando contra el trato discriminatorio y la exclusión de Israel en materia de etiquetado de productos en Canadá”, figuraba en una declaración del Ministerio israelí al diario Times of Israel. Por su parte, Hanan Ashrawi, miembro del comité ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), dijo a la agencia Wafa News que el fallo —catalogado por ella como “histórico”— es un paso importante para Canadá en relación al respeto del derecho internacional, el cual considera los asentamientos como ilegales.

En 2015, la Comisión Europea aprobó una directiva para que los productos agrícolas y cosméticos fabricados en los asentamientos israelíes de Jerusalén Este, Cisjordania y el Golán muestren su procedencia exacta en las etiquetas cuando se vendan en la UE. A finales de 2018, un tribunal francés había abierto la posibilidad a los viñedos de Psagot de no cumplir con esta disposición. No obstante, Gerard Hogan, abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, concluyó el pasado 13 de junio que los productos procedentes de los territorios ocupados por Israel deben precisar su origen en la etiqueta por “consideraciones éticas”. Hogan recordó que numerosos consumidores europeos se opusieron a la compra de mercancías sudafricanas en los años del apartheid.

Fuente: Jaime Porras Ferreyra, Diario El País – España