Macri activa supersecretaría por investigar AMIA (y Nisman)

Mario Cimadevilla y Viviana Fein

• PUBLICAN DECRETO QUE PONE EN FUNCIONES A OFICINA A CARGO DE RADICAL CIMADEVILLA

 

 El Gobierno publicará esta semana el decreto presidencial que deja en funciones a Mario Cimadevilla como nuevo titular de la secretaría a cargo de las causas “AMIA” y Nisman.
Se trata de una jugada sensible porque el decreto debería aportar la base técnica a un movimiento que es absolutamente político y que tiene por finalidad, tal como el propio Mauricio Macri lo explica, dar un mensaje hacia el interior y otro similar para con la diplomacia externa.

Cimadevilla, que viene de ser senador por la UCR, estará habilitado a conformar un staff propio para realizar el seguimiento de las causas más sensibles y a la vez tendrá acceso a fuerzas de seguridad y organismos de inteligencia para recabar informes.

El oficialismo logró en los últimos días dos movimientos esperados. Por un lado, la Casación Penal federal terminó por cancelar la causa por la constitucionalidad del pacto con Irán. Casi en simultáneo Viviana Fein fue apartada de la instrucción del caso Nisman.

Ambas cuestiones presentan planos grises. La determinación de la Casación llegó tras 10 meses de espera durante los cuales los jueces que deberían entender el caso se vieron envueltos en distintas tribulaciones. Ángela Ledesma se ausentó por una licencia, Luis Cabral fue removido cuando la Magistratura entendió que su subrogancia era irregular y Juan Carlos Gemignani terminó recusado por la administración anterior.

Ya con el nuevo Gobierno el trámite de meses se resolvió en menos de 10 días. Gemignani y Ledesma entendieron que el caso estaba cerrado. El problema para el kirchnerismo es que producto de intrigas varias, la integración que resolvió el caso no termina de estar firme. Incluso podría volver a revisarse ya con otros jueces (esto es complejo porque al Gobierno le faltan votos para dar de baja el pacto con Irán en el Congreso). Aspectos que deberá estudiar el nuevo titular del máximo tribunal penal Alejandro Slokar.

Las vicisitudes del caso Nisman son la piedra angular de la nueva dependencia del Ministerio de Justicia.Cimadevilla debe monitorear las acciones de la jueza Fabiana Palmaghini, quien finalmente aceptó remover a la fiscal Fein para intervenir en el caso. Fue preciso, debe decirse, anticiparle a la magistrada que este giro tendrá buena implicancias en su futuro laboral, especialmente en lo referido a un ascenso. Palmaghini ya ha anticipado su intención de retomar la senda de la pesquisa referida al homicidio.

Por cierto: el principal perjudicado de este cambio de dirección es el hacker Diego Lagomarsino, ya que la jueza estaría convencida de que hay datos elementales que éste oculta.

Es este expediente el principal frente, más allá de que en el fuero federal se haya instalado la idea de que habría chances de rabrir la denuncia formulada por Nisman antes de morir. Esto es prácticamente imposible, o al menos así lo explicó tiempo atrás Guillermo Montenegro ahora delegado a la embajada argentina en Montevideo: no es una cuestión de pruebas, sino de enfoque (la denuncia no es concreta al momento de identificar el delito del cual se acusa).

En cuanto al juicio oral por el encubrimiento del caso AMIA, al oficialismo le resta esperar una sentencia contundente (es lo que también esperan en las alturas de la Corte Suprema).

Esta semana el Gobierno publicará también el decreto referido a la reforma Procesal Penal votada por el kirchnerismo, pero que sufrirá modificaciones. Estos detalles serán negociados, desde ya, con representantes del peronismo. Es el único camino viable si el macrismo todavía guarda la expectativa de que Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti tengan alguna chance en el Senado. Las de Rosatti, debe decirse, sin menores si se considera la nota baja que en los últimos días le endilgara el senador Carlos Reutemann.

Por: Milton Merlo
fuente ambito financiero