Madrid y Barcelona avanzan en el plan de desconfinamiento

Se afianza la curva descendente en España

Desde el próximo lunes ambas regiones pasarán a la «fase 1″ del plan de desconfinamiento. Se permitirán las reuniones con familiares y amigos hasta un máximo de diez personas.

 
Imagen: AFP

La Comunidad de Madrid y la ciudad de Barcelona, principales focos del brote de coronavirus en España, avanzarán el próximo lunes a la «fase 1″ del plan de desconfinamiento. De esta forma se podrán a la par de varias zonas del país que ya venían flexibilizando sus controles. Los habitantes de ambas regiones podrán reunirse con familiares y amigos hasta un máximo de diez personas. Además se permitirá que bares y restaurantes abran sus puertas, atendiendo sólo en espacios al aire libre. En las últimas 24 horas España registró 56 fallecidos 446 nuevos casos positivos, afirmando su curva descendente.

Madrid al aire libre

España dará un paso decisivo al levantar las restricciones de las dos ciudades más pobladas del país. Desde hace dos semanas el coronavirus viene en franco descenso en en estas zonas, informó el principal asesor del gobierno en materia sanitaria Fernando Simón. «Si mantenemos las medidas de precaución y tenemos cuidado en la vuelta a las actividades, podemos estar muy cerca de tener el virus en niveles prácticamente indetectables», aseguró Simón. El experto indicó que aparecieron pequeños núcleos con brotes de coronavirus pero sin un impacto real.
A partir del 25 de mayo también se permitirá la apertura de establecimientos hoteleros y museos, con un límite del 30 por ciento de su capacidad. También realizar deportes de forma grupal o ir de excursión. Con Madrid y Barcelona avanza, asimismo, la comunicad de Castilla y León. Por lo cual el lunes toda España estará al menos en fase 1 destacó el ministro de Sanidad español, Salvador Illa. La gran mayoría de las regiones del país que ya estaban en el primero de los tres niveles pasarán a la fase 2. En ella bares y restaurantes ya pueden atender a sus clientes en el interior.

Las autoridades sanitarias españolas rechazaron durante dos semanas el pedido del gobierno regional de Madrid de avanzar en la relajación del confinamiento. Desde hace más de dos meses la ciudad se encuentra bajo un férreo control para evitar el avance de la covid-19. La presidenta madrileña, la conservadora Isabel Díaz Ayuso, atribuyó el veto a motivaciones políticas. Pero los expertos del Ministerio de Sanidad explicaron que la región no cumplía con todos los requisitos establecidos para pasar de fase. Ayuso, que forma parte del Partido Popular (PP), llegó a presentar un recurso ante el Tribunal Supremo. Según la funcionaria el confinamiento provocó que cada semana se pierdan 18.000 empleos.

Tras el anuncio del paso de fase, la presidenta madrileña celebró la decisión. Sin embargo, advirtió que puede haber algunos repuntes, aunque también subrayó que el sistema sanitario está mejor preparado. Además, pidió a los ciudadanos que actúen con «responsabilidad» y apoyen a los «sanitarios de la economía», como son los comerciantes. La relajación del confinamiento es todo un desafío en términos de gestión para evitar un rebrote.

Barcelona: alerta en las playas

Por su parte, las autoridades de Barcelona advirtieron a los ciudadanos que deben cumplir con el distanciamiento social. En los últimos días las playas se llenaron de personas en los horarios en los que está permitido pasear y hacer deporte. «La ciudadanía ha hecho un gran esfuerzo para lograr estas medidas (…) se pueden dar paseos evitando las aglomeraciones pero aún no está perdido el baño en las playas», subrayó la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau. Por ahora, no existe un protocolo homogéneo en toda España respecto al uso de las playas, pero las autoridades trabajan en un borrador. Se prevé limitar la afluencia de personas habilitando turnos, delimitar espacios, aumentar la señalización y utilizar drones para controlar si hay aglomeraciones, según la Televisión Española (TVE). «El protocolo de las playas se tiene que comunicar cuando esté más avanzado para no generar confusión en la ciudadanía«, señaló Colau.

El plan de desconfinamiento del gobierno español es uno de los más estrictos de Europa. El mismo impone una cuarentena de 15 días a los extranjeros que lleguen al país mientras dure el estado de alarma, que se prorrogará al menos hasta el 7 de junio. Desde el jueves pasado es obligatorio llevar un tapa boca en espacios abiertos y cerrados, incluidas las tiendas, siempre que no se pueda garantizar el espacio interpersonal de seguridad de dos metros. Desde que irrumpió la pandemia, un total de 28.628 personas murieron en España por el coronavirus. En tanto que 234.824 personas resultaron infectadas.

FUENTE PAGINA 12