Militar iraní: Al invadir Siria, EEUU soñaba con llegar a Irán

  • El subcomandante del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica de Irán (CGRI), el general de brigada Husein Salami.

    El subcomandante del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica de Irán (CGRI), el general de brigada Husein Salami.

Un comandante iraní de alto rango dice que la invasión estadounidense de Siria en 2014 fue el primer paso en un escenario bien planificado para socavar Irán.

El subcomandante del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica de Irán (CGRI), el general de brigada Husein Salami, precisó que dicho plan estadounidense se dirigía a circunscribir la influencia de Irán, acercándose gradualmente a sus fronteras y empujando al país en una crisis interna.

Hablando el sábado en un programa televisivo, el comandante explicó que con el fin de recuperar su posición perdida en el Oriente Medio, EE.UU. se presentó en Siria para socavar la campaña de la Resistencia antisraelí —de la que Damasco era un núcleo—, derrocar al presidente sirio Bashar al-Asad, y dividir el país árabe antes de dirigirse a El Líbano e Irak y eventualmente llegar a Irán.

Siria ha estado experimentando una ofensiva terrorista respaldada por el extranjero desde 2011. Estados Unidos y algunos de sus aliados regionales, principalmente Arabia Saudí, han estado proporcionando apoyo ideológico, político y financiero a los grupos armados que operan para derrocar al Gobierno de Al-Asad.

Washington y decenas de sus aliados invadieron Siria en 2014 en el marco de una coalición internacional con el supuesto objetivo de eliminar al grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), al que no lograron destruir.

El general Salami destacó además la plena liberación de la estratégica ciudad de Alepo, en el noroeste del suelo sirio, por las tropas de seguridad sirias, y dijo que EE.UU. y sus aliados sufrieron una gran derrota en esa urbe.

 

La liberación de Alepo, agregó el comandante, causó una gran decepción para EE.UU. y sus políticas expansionistas en la región, y las últimas victorias del Ejército sirio en esa ciudad dieron un duro golpe a los saudíes y a los israelíes, que también soñaban con derrocar a Al-Asad.

El jueves, el Ejército sirio recuperó el control total de Alepo con la salida de la urbe del último convoy de rebeldes y familiares, pese a diferentes sabotajes de los grupos armados. Esa victoria ha abierto el camino para la recuperación de las ciudades de Idlib, en el noroeste, y de Palmira (Tadmor), en el centro de Siria.

ftm/ktg/tas/hnb