Misiles Calibre: Lucha en Siria y advertencia a Obama

Rusia ha desplegado un grupo naval en el mar Mediterráneo que es capaz de efectuar ataques aéreos y con misiles crucero contra blancos terroristas en Siria.

Rusia ha desplegado una fuerza naval de combate en el mar Mediterráneo centrada en el portaaviones Almirante Kuznetsov y el crucero de batalla de propulsión nuclear y misiles teledirigidos Pedro el Grande para reforzar su flotilla en dicho mar en apoyo a su aliada Siria.

Dicho grupo naval de combate posee la capacidad para llevar a cabo ataques aéreos y con misiles crucero contra blancos terroristas en Siria, y potencialmente contra objetivos pertenecientes a potencias que apoyan a dichos grupos en suelo sirio, de dichas potencias intervenir militarmente en guerra abierta contra el Estado Sirio en apoyo de sus terroristas y para provocar la caída del Gobierno sirio en Damasco.

En busca de un casus belli para intervenir militarmente en Siria y así intentar derrocar al Gobierno Sirio, EE.UU., el principal patrocinador del terrorismo en Siria e Irak – apoyando a grupos terroristas como Daesh, el Frente Al-Nusra de Al-Qaeda y Ejército Libre de Siria (FSA), ha utilizado la falsedad como parte de su propaganda antisiria de que tanto las fuerzas aéreas rusa y siria han estado bombardeando deliberadamente a hospitales en el sector este de la ciudad de Alepo, hasta hace poco controlado por los terroristas que Washington apoya. Se reportó que dicha historia espuria, esgrimida por el portavoz del Departamento de Estado de EE.UU. como verídica, se originó en una organización turca que a su vez la obtuvo de la Sociedad Médica Sirio-Americana, instrumento ésta de EE.UU. en la campaña de propaganda contra Siria y su gobierno.

En esta campaña de propaganda contra Siria utilizando información falsa participan entidades como la Organización de las Naciones Unidas (ONU), influenciada por EE.UU. y aliados de los americanos como Arabia Saudí, y Estados como el Reino Unido, cómplice de los otros miembros permanentes occidentales del Consejo de Seguridad de la ONU, EE.UU. y Francia, en apoyo al terrorismo en Siria, a través de su servicio de noticias la BBC, y España, a través de la cadena estatal Televisión Española. En este último caso el Gobierno Español de Mariano Rajoy por presiones de y servilismo a EE.UU., el Reino Unido, Francia y Alemania – ésta última cómplice con Washington, Londres y París en apoyar al terrorismo en Siria -expulsó al Embajador de Siria en Madrid y cerró su embajada en Damasco en el año 2012.

La amenaza de una guerra regional inevitable por Siria se vio reforzada por las recientes declaraciones del Presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan, éste un principal patrocinador del terrorismo de Daesh en Siria junto con EE.UU. y Arabia Saudí, de que la razón por la cual sus fuerzas invadieron a Siria ha sido para derrocar al Gobierno Sirio del Presidente Bashar al-Asad. Una ofensiva acorazada, de tanques, turca acompañada de apoyo aéreo para ocupar Alepo y las principales ciudades al sur como Hama y Homs, siguiendo la carretera M5 desde Alepo hacia Damasco, desencadenaría una reacción militar rusa contra los invasores turcos de Siria para frenar su avance y expulsarlos de suelo sirio. Esto a su vez llevaría al régimendictatorial de Erdogan a involucrar a Turquía en una guerra con Rusia y sus aliados en la región, que se podría extender a un conflicto entre la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) – de la cual Turquía es miembro – y Moscú en el Levante y en Europa, guerra que de perderla el Presidente turco podría llevar a la caída de su régimen y de sus aparentesambiciones neo-otomanas. Dicha guerra, dicho sea de paso, llevaría probablemente a la fragmentación de la OTAN, al ser improbable que por ejemplo Grecia o Hungría lleguen a intervenir militarmente contra Rusia para defender la agresión imperialista y pro terrorista turca en Siria e Irak.

Una guerra regional puede estallar también por una agresión militar contra Siria por parte del Estado nacional-judeo-socialista de Israel, en vista del reciente ataque presuntamente contra el Ejército sirio y la milicia libanesa aliada de Hezbolá cerca de Damasco. Dichos ataques judíos israelíes son intervenciones militares en apoyo de los grupos terroristas radicales que Tel Aviv apoya en Siria e Irak junto con EE.UU., Reino Unido, Francia, Alemania, Turquía, Arabia Saudí, Jordania, Catar, Emiratos Árabes Unidos y Kuwait, entre otros. La intención de Israel en apoyar al terrorismo en Siria es destruir al Estado Sirio y fragmentarlo (“balcanización”), probablemente para allanar el terreno para una futura expansión territorial y colonial judía sobre los territorios de la bíblica Aram. En este sentido el Estado de Israel es uno de una mayoría electoral democrática con convicción supremacista judía blanca hebrea, con aspiraciones imperialistas neobíblicas y prejuicios xenófobos y racistas contra los gentiles. Dichos prejuicios son producto en parte de su devoción y culto religioso y de un nacionalismo de memoria histórica que celebra los genocidios y “guerras sacras de exterminio” perpetrados por los antiguos judíos contra naciones gentiles como los cananeosfilisteos, amalecitasedomitas, moabitas y amonitas.

Una ofensiva acorazada judía israelí contra Damasco desde el sur – que podría llevarse a cabo en coordinación con una ofensiva turca desde el norte contra Alepo – acompañada de una ofensiva aérea resultaría en una reacción militar rusa y de los aliados de Siria contra la invasión judía israelí. Esta invasión israelí provocaría una guerra entre Moscú y Tel Aviv que probablemente terminaría involucrando a EE.UU. del lado israelí ante una derrota judía israelí por los rusos y sus aliados, pudiendo extenderse dicho conflicto regional a una guerra mundial.

Ante estas potenciales amenazas, Rusia puede responder en respuesta a una agresión externa contra Siria o contra aliados de Moscú como Irán con el potencial de misiles crucero que pueden ser desplegados por submarinos. Estos serían los dos submarinos de ataque de propulsión nuclear (SSN) de la clase Akula (según la denominación de la OTAN) y un submarino convencional diésel-eléctrico de la clase Kilo (según la denominación de la OTAN) que la prensa británica reportóacompañaban al grupo naval de combate del portaaviones Almirante Kuznetsov desde la Flota Septentrional rusa en el Mar de Barents hasta su despliegue en el Mediterráneo.

Es probable que el submarino diésel-eléctrico pertenezca al Proyecto 636 en su versión básica, pudiendo tratarse del submarinoLipetsk o del recientemente modernizado Vladikavkaz, ambos desplegados en la Flota Septentrional rusa según Eric Wertheim en la publicación del Instituto Naval de EE.UU. (USNI) The Naval Institute Guide to Combat Fleets of the World, 16th Edition.

Los dos submarinos de ataque y propulsión nuclear en el Mediterráneo de la clase Akula  (“akúla” es tiburón en ruso), que en Rusia son identificados como pertenecientes a la clase Shchuka-B y como pertenecientes al Proyecto 971 ó al Proyecto 971U según Wertheim (“shchuka” en ruso es el pez lucio en español o el pez “pike” en inglés), probablemente podrían pertenecer al más silencioso tipo Proyecto 971U, que la OTAN identifica como de la clase Improved Akula I (clase Akula I Mejorado), de acuerdo a datos de Wertheim. En este caso los dos submarinos de ataque de propulsión nuclear de la clase Akula desplegados en el Mediterráneo pueden incluir a uno o dos de los tres submarinos del Proyecto 971U de la Flota Septentrional rusa, llamados Tigr (Tigre), Volk (Lobo) y Leopard (Leopardo), según datos de Wertheim.

Alternativamente, uno o los dos submarinos de ataque de propulsión nuclear que acompañan al grupo naval de combate del portaaviones Almirante Kuznetsov en el Mediterráneo podrían pertenecer al Proyecto 971A, que la OTAN identifica como de la clase Akula II, de mayor tonelaje y longitud y más modernos y silenciosos que los submarinos de las clases Akula I Akula I Mejorado. La Flota Septentrional rusa posee los dos únicos submarinos de la clase Akula II operacionales, bautizados Gepard(Guepardo en español o “cheetah” en inglés) y Vepr (Jabalí), de acuerdo a Wertheim. Según la misma fuente, tanto los submarinos de las clases Akula I y Akula II pueden llevar internamente hasta 40 torpedos y misiles, incluyendo en este número hasta 28 misiles crucero de ataque a tierra (LACM) Granat (Granate), que la OTAN identifica como SS-N-21 y que posee 2,500 km de alcance.

De acuerdo a Duncan Lennox en la publicación británica IHS Jane’s Weapons: Strategic 2012-2013, el misil crucero lanzado desde el mar o por submarinos (SLCM) RK-55 Granat ó 3M10 puede llevar una ojiva convencional de 410 kg, que puede ser de alto explosivo o de bomba de racimo y submuniciones, o puede llevar una ojiva nuclear estratégica con una potencia de 200 kilotones. Comparativamente, las bombas atómicas americanas que destruyeron las ciudades japonesas de Hiroshima yNagasaki poseían una potencia de 20 kilotones, equivalente a 20,000 toneladas de TNT. El misil Granat según Lennox habría sido diseñado por el buró de diseño de misiles ruso Ráduga (Arco iris).

Los submarinos de la clase Akula pueden ir armados también con hasta 28 misiles crucero Kalibr (Calibre), ya utilizados con éxito en Siria contra blancos terroristas. Dichos misiles SLCM Kalibr que podrían ser lanzados por los submarinos de la clase Akula como parte de la Flotilla del Mediterráneo rusa serían, según datos de Lennox, del tipo 3M14 LACM, identificado por la OTAN como el misil crucero SS-N-30, destinados a atacar objetivos terrestres. El submarino diésel-eléctrico del Proyecto 636 que acompaña a los submarinos Akula desde la Flota Septentrional rusa al Mediterráneo, tiene una capacidad interna de hasta 18 torpedos y misiles ofensivos de acuerdo a Wertheim. El submarino del Proyecto 636 puede llevar unos 10 misiles crucero Kalibr del tipo 3M14 lanzados desde sus tubos lanzatorpedos, en base a las características del submarino ruso de menor tamaño de la clase Lada y Proyecto 677 en su variante Amur 950, de acuerdo a Hugh Harkins en su libro Russian Non-Nuclear Attack Submarines.

Tan solo entre los dos submarinos Akula y el submarino del Proyecto 636 de la Flota Septentrional rusa, operando en el Mediterráneo, existe la capacidad de lanzar hasta 66 misiles crucero Kalibr 3M14 contra objetivos terrestres. A estos tres submarinos de la Flota Septentrional rusa habría que añadir al menos un submarino del más moderno Proyecto 636.3perteneciente a la Flota del Mar Negro, que estaría operando en el Mediterráneo Oriental como parte de la Flotilla del Mediterráneo rusa. Potencialmente el número de misiles crucero LACM Kalibr 3M14 que podrían lanzar contra objetivos terrestres los cuatro submarinos rusos mencionados se podría elevar a 76.

Se ha reportado en la prensa rusa que el misil Kalibr 3M14 tiene un alcance de 4,000 km. El autor ha considerado que el misil crucero Kalibr 3M14 tendría como mínimo un alcance de 2,500 km, ya que sería improbable que tuviese un alcance inferior al misil Granat 3M10 que le precede. Un análisis de las dimensiones y peso del misil crucero ruso lanzado desde el aire (ALCM) Kh-555, identificado por la OTAN como AS-15C, sugeriría al compararlas con las del misil Kalibr 3M14 que éste podría tener el alcance de 3,500 km del misil Kh-555, según datos tomados de Lennox. A esto hay que añadir el informe de la prensa estatal rusa que el complejo militar-industrial ruso ha desarrollado un combustible de misiles crucero de gran densidad térmica, el Decilin-M, que aumentaría el alcance de un misil que lo utilizase por hasta 300 km adicionales. Esto aumentaría el alcance del misil Kalibr 3M14 LACM presumiblemente hasta 3,800 km, aproximándose al alcance de 4,000 km citado por la prensa estatal rusa. El misil Kalibr ha sido diseñado por el buró de diseño de misiles ruso Novator, según Lennox.

La precisión del misil Kalibr 3M14 para impactar un objetivo sería de una probabilidad de error circular (CEP) de tan solo 3 metros, según la prensa estatal rusa. La ojiva explosiva convencional del misil 3M14 es de 450 kg de alto explosivo, según datos de Lennox, que puede incluir ojivas de bomba de racimo con submuniciones. El misil Kalibr 3M14 probablemente puede llevar una ojiva de pulso electromagnético (EMP) no nuclear para inutilizar todo equipo electrónico y aparatos con microprocesadores. El misil Kalibr 3M14, SS-N-30 podría ir armado con una ojiva nuclear estratégica con una potencia estimada de 200 a 250 kilotones, en base a la potencia de las ojivas nucleares que pueden llevar los misiles crucero estratégicos Granat 3M10 (SS-N-21) lanzados desde submarinos, con 200 kilotones, y los misiles crucero lanzados desde bombarderos estratégicos Kh-55 (AS-15A según la OTAN) y Kh-55SM (AS-15B de acuerdo a la OTAN), con ojivas de 200 a 250 kilotones, de acuerdo a datos de Lennox.

Adicionalmente, al menos los dos submarinos de ataque de propulsión nuclear de la clase Akula podrán lanzar un nuevo misil crucero SLCM que podría ser la versión lanzada desde submarinos de los nuevos misiles crucero rusos estratégicos lanzados desde el aire (ALCM) Kh-101 (armado con ojiva convencional) y Kh-102 (armado con ojiva nuclear), que se han reportado pueden tener un alcance máximo de 5,500 km, según Lennox. De acuerdo a Robert Hewson en el libro de referencia IHS Jane’s Weapons: Air-Launched 2012-2013, los misiles crucero de lanzamiento aéreo Kh-101 y Kh-102 tiene un alcance de 5,000 km.

El nuevo misil crucero contra blancos terrestres lanzado desde submarino armará al nuevo submarino de ataque y propulsión nuclear ruso Severodvinsk, reportándose un alcance de “hasta 5,000 km”. Basado en los datos proporcionados por Lennox para los misiles Kh-101 y Kh-102, el nuevo misil crucero de ataque a tierra puede tener una ojiva convencional de 400 kg de alto explosivo o una ojiva nuclear de 250 kilotones. Se ha mencionado en la prensa que el misil Kh-101 tiene un error circular de probabilidad (CEP) de 5 metros.

Sin embargo, es probable que como el misil crucero Kalibr 3M14, los misiles crucero Kh-101 y Kh-102 y el nuevo misil crucero lanzado desde submarino de ataque a tierra tenga una precisión de 3 metros en cuanto a probabilidad de error circular (CEP), pero podría ser de hasta 2 metros, que es el CEP del misil balístico de corto alcance ruso Iskander-M, e inclusive podría llegar a tener una precisión de hasta 1 metro de error circular de probabilidad, que es la precisión reportada del misil crucero indo-ruso BrahMos, y de los misiles crucero israelíes AGM-142E/F Popeye 1 y Delilah (Dalila), de acuerdo a datos de Lennox. Como los misiles crucero Kh-55 y Kh-555, los misiles Kh-101 y Kh-102 han sido diseñados por el buró de diseño de misiles ruso Ráduga, el que probablemente ha diseñado al nuevo misil crucero lanzado desde submarino y con 5,000 km de alcance.

Tan “sólo” armados con hasta 76 misiles crucero Kalibr 3M14, los dos submarinos de ataque de propulsión nuclear la clase Akula y dos submarinos diésel-eléctricos del Proyecto 636/636.3 podrían desde el Mediterráneo Oriental atacar a la base británica de Gibraltar, que a modo de comparación está desde el puerto sirio de Tartus (Tortosa) a unos 3,700 km de distancia, y cubrir a todo el territorio de Turquía, a las dos bases soberanas británicas de Chipre, a Israel y al flanco sur Mediterráneo de la OTAN – la “panza vulnerable” (el “soft underbelly” según Winston Churchill) de la Alianza Atlántica en Europa – incluyendo las numerosas bases de la OTAN y EE.UU. en Italia.

Los misiles Kalibr lanzados desde la costa siria podrían impactar a la Base Aérea de Aviano, importante base de la OTAN en el nordeste de Italia y sede de un ala aérea de cazas de la Fuerza Aérea de EE.UU. (USAF), que se haya a una distancia de unos 2,300 km del puerto de Tartus en Siria. En Aviano la OTAN mantiene almacenadas armas nucleares tácticas. La Base Aérea deGhediTorre en el norte de Italia, donde se ha reportado están almacenadas armas nucleares tácticas, se halla a una distancia de unos 2,450 km de Tartus y la costa siria, dentro del alcance de los misiles Kalibr 3M14. También dentro del alcance del misil LACM Kalibr está la Base Aérea de Spangdahlem de la Fuerza Aérea de EE.UU. en Alemania, a una distancia de la costa siria y de Tartus de unos 2,900 km. La Base Aérea de Büchel en Alemania, donde se almacenan armas nucleares tácticas, se haya a unos 2,880 km de Tartus en la costa siria y a unos 2,250 km del Golfo de Sirte en Libia. La Base Aérea de Kleine Brogel en Bélgica, donde también se almacenan armas nucleares tácticas, sería alcanzada por misiles Kalibr lanzados desde el Golfo de Sirte en Libia a una distancia de unos 2,400 km, o lanzados desde la costa siria por el puerto de Tartus a unos 3,030 km de distancia.

Posicionados a la altura del Golfo de Sirte, los misiles Kalibr 3M14 lanzados desde submarinos pueden impactar la capital francesa de París, a una distancia de unos 2,300 km de la costa de Libia y a unos 3,150 km de Tartus en Siria, y a la capital inglesa de Londres, a unos 2,600 km de la costa libia y a unos 3,400 km de Tartus. Lanzados desde la costa siria, los misiles crucero Kalibr pueden impactar a la Base Aérea de Ramstein, Alemania, que alberga el cuartel general de las Fuerzas Aéreas de EE.UU. en Europa y África, que se haya a unos 2,800 km del puerto sirio de Tartus y a unos 2,170 km del Golfo de Sirte en Libia. Tan solo bastaría un submarino de ataque de propulsión nuclear de la clase Akula para atacar con 28 misiles crucero armados de ojivas nucleares estratégicas las bases y capitales europeas mencionadas en países miembros de la OTAN, evadiendo las defensas antimisiles de EE.UU. en Europa Central y del Este.

Los misiles Kalibr rusos también cubrirían toda la Península Arábiga y así a Arabia Saudí, siendo por ejemplo la distancia entre Tartus en Siria y la capital saudí de Riad de unos 1,530 km, pudiendo cubrir los misiles Kalibr también a todos los países árabes del Golfo Pérsico incluyendo a Baréin (a unos 1,710 km de Tartus), donde se haya la sede de la V Flota de EE.UU.

Armados con ojivas convencionales de alto explosivo o de bomba de racimo, los misiles crucero Kalibr 3M14 podrían destruir columnas acorazadas, de tanques y vehículos de fuerzas invasoras turcas e israelíes, atacando también sus bases aéreas, de radares, de defensas antiaéreas y antimisiles, y con ojivas de pulso electromagnético paralizar las actividades tanto de bases militares como de ciudades en Turquía e Israel, de estos pretender deponer al Gobierno Sirio con una invasión. Y si Tel Aviv pretendiese lanzar sus misiles balísticos intercontinentales (ICBM) Jericó 3 contra Rusia en represalia, en menos de 15 minutos podrían estar impactando misiles crucero armados con ojivas nucleares en blancos estratégicos dentro del Estado de Israel, tras ser lanzados por los submarinos rusos en el Mediterráneo Oriental, incinerándolo en un holocausto nuclear.

Los misiles crucero rusos mencionados en este artículo estarían dotados de tecnologías de invisibilidad al radar, como el estar cubiertos de materiales absorbentes al radar (RAM) y el poseer un sistema de cancelación activa (active cancellation system) de ondas de radar.

No está de más decir que docenas de misiles crucero SLCM lanzados desde dos submarinos de ataque de propulsión nuclear de la clase Akula y dos submarinos del Proyecto 636 operando en el Mediterráneo podrían decidir la batalla contra las agrupaciones terroristas que apoya el régimen de Obama y sus aliados en frentes de combate dentro de Siria, a través de ataques de precisión para decapitar a su estructura de mando, control y comunicaciones, para destruir concentraciones de fuerzas y vehículos de los terroristas en campo abierto y depósitos de municiones y armas, y para interceptar columnas móviles de suministros y refuerzos.

Potencialmente, submarinos y navíos de superficie rusos, como fragatas y corbetas de misiles teledirigidos, que operan en la Flotilla del Mediterráneo, podrían en un futuro rearmarse en la base naval rusa de Tartus con más misiles crucero tras utilizar los propios contra blancos terroristas en Siria.

FUENTE HISPAN TV