Moneda antigua: destellos de las primeras monedas islámicas

Destellos de las primeras monedas islámicas

AIN.- En el sistema monetario islámico, la primera moneda que llevaba una inscripción árabe se llamaba dinar y era similar, tanto en tamaño como en peso, al solidus bizantino.

En el margen que rodea el diseño, el testimonio de fe estaba escrito en árabe: “No hay Dios más que Allah; Muhammad es el Mensajero de Allah”.

La conquista musulmana de Persia, condujo a la caída del Imperio Sasánida en el año 651 y el eventual declive de la religión zoroástrica. Los musulmanes conquistadores imitaron al principio las monedas de sus predecesores. En las provincias occidentales, emitieron piezas de oro y cobre parecidas a las monedas bizantinas contemporáneas, modificando la cruz en el reverso de esta última. En las provincias orientales, los gobernadores árabes emitieron dirhams de plata que eran copias de monedas de Sasán tardío (la mayoría de las de Khosrow II; con la adición de breves inscripciones árabes en el margen y, a menudo, el nombre del gobernador árabe, según Tehran Times.

Aquí algunos destellos de las primeras monedas islámicas:

Monedas omeyas (661-750 d.C.)

Como parte de una política para unificar las diversas regiones bajo el dominio islámico, el califa Abd al-Malik ibn Marwan introdujo las primeras monedas de oro omeyas en 691 d.C. En poco tiempo, las monedas islámicas reemplazaron todas las monedas sasánidas y bizantinas en tierras musulmanas, según Muslim Heritage.

Monedas abasíes (750-1258 d.C.)

La dinastía abasí experimentó con diferentes tipos de monedas. Mejoraron la apariencia de las monedas utilizando una forma más elegante de escritura cúfica y se cambiaron las leyendas y el tamaño de las leyendas en los dinares para que pudieran incluir dos márgenes.

Monedas fatimíes (909-1171 CE)

Durante la dinastía fatimí, las monedas islámicas eran de tan alta calidad y tan abundantes que se convirtieron en las monedas comerciales más extendidas en el mundo mediterráneo.

Monedas andaluzas (711-1494 d.C.)

Los musulmanes acuñaron sus primeras monedas de oro cuando entraron en España en el 711 d.C. Las nuevas monedas fueron modeladas en tamaño y diseño según el árabe-bizantino, pero sus inscripciones estaban en latín. Una gran estrella en el centro del anverso distinguía la moneda española islámica de la árabe latina.

Fuente: AIN