Movimiento de Al-Zakzaky condena su ilegalización por Gobierno

  • Manifestantes piden la libertad del sheij Ibrahim al-Zakzaky, líder del Movimiento Islámico de Nigeria, en la ciudad capitalina de Abuya.
El Movimiento Islámico de Nigeria (IMN, por sus siglas en inglés) ha condenado una orden judicial que permite al Gobierno prohibirle por motivos de “terrorismo”.

Un tribunal nigeriano concedió ayer sábado permiso al Gobierno del país africano, presidido por Muhammadu Buhari, para que designara al citado movimiento, dirigido por líder musulmán chií, el sheij Ibrahim al-Zakzaky, como un “grupo terrorista”.

El IMN, sin embargo, ha denunciado este domingo el dictamen emitido por el tribunal nigeriano que busca ilegalizar sus actividades, considerándolo como una persecución religiosa.

“El Movimiento Islámico de Nigeria es una tendencia, no es una organización y nunca su nombre se ha registrado como una organización. Por eso, vamos a apelar e informar al juez que tomó esa decisión por ignorancia”, ha indicado Yahya Dahiru, un alto responsable del IMN.

Dahiru, además, ha dejado claro que el Gobierno no podrá acabar mediante tales medidas con sus ideologías ni las exigencias por la libertad de Al-Zakzaky. “Nunca podrán detener una idea y una religión, podrán perseguir a los chiíes, pero no podrán matar su ideología”, ha agregado.

La medida ejercida contra el IMN fue adoptada una semana después de que miles de manifestantes realizaran una gran protesta en la ciudad capitalina de Abuya para exigir la liberación de Al-Zakzaky, cuyo estado de salud corre peligro debido a las draconianas limitaciones a las que le somete el Gobierno.

“El Movimiento Islámico de Nigeria es una tendencia, no es una organización y nunca su nombre se ha registrado como una organización. Por eso, vamos a apelar e informar al juez que tomó esa decisión por ignorancia”, ha indicado Yahya Dahiru, un alto responsable del IMN​​, denunciando un dictamen que designa a este movimiento como grupo terrorista.

 

La citada manifestación se saldó con la muerte de más de una veintena de personas, la mayoría miembros del citado movimiento. La Policía nigeriana, no obstante, alega que un periodista y un jefe de la Policía local también perdieron la vida.

El líder del IMN, el sheij Al-Zakzaky y su esposa, Mallima Zeenah, fueron detenidos en diciembre de 2015, tras una violenta redada policial en su residencia, en la ciudad norteña de Zaria, en el estado de Kaduna. Durante el brutal arresto, apoyado por fuerzas saudíes, tres de sus hijos perdieron la vida, su esposa sufrió heridas graves y más de 300 de sus seguidores fueron asesinados.

El 6 de julio, el hijo de Al-Zakzaky advirtió sobre el deterioro de la salud de su padre, explicando que los médicos han encontrado altos niveles de plomo y cadmio en su sangre, por lo que resulta necesario que el clérigo de 66 años sea atendido.

myd/rha/rba