MSF pide a Obama autorizar investigación sobre bombardeo del hospital de Kunduz en Afganistán

  • Los restos del hospital de MSF en la ciudad de Kunduz, tras el bombardeo del Ejército estadounidense.

    Los restos del hospital de MSF en la ciudad de Kunduz, tras el bombardeo del Ejército estadounidense.

Médicos Sin Fronteras (MSF) solicita al presidente de EE.UU., Barack Obama, autorizar una investigación independiente sobre el bombardeo al hospital de la ONG en Kunduz, Afganistán.

MSF ha entregado este miércoles más de 500.000 firmas a la Casa Blanca para que Obama acceda a que la Comisión Internacional Humanitaria (CIH) investigue el bombardeo de tropas norteamericanas al hospital de la Organización No Gubernamental (ONG) en Kunduz, el pasado 3 de octubre.

Solo una explicación completa por parte de un organismo independiente e internacional puede restituir nuestra confianza en los compromisos de Estados Unidos para ratificar las leyes de la guerra, que prohíben este tipo de ataques”, ha afirmado el director de MSF en Estados Unidos, Jason Cone.

“Solo una explicación completa por parte de un organismo independiente e internacional puede restituir nuestra confianza en los compromisos de Estados Unidos para ratificar las leyes de la guerra, que prohíben este tipo de ataques”, ha afirmado el director de MSF en Estados Unidos, Jason Cone.

Aunque el Pentágono ha puesto en marcha una “investigación completa”sobre los ataques aéreos, Cone pide una investigación independiente, ya que, en su opinión, “no es suficiente con que los autores de los ataques a las instalaciones médicas sean los únicos investigadores de estos mismos hechos”.

Si bien “el Ejército de Estados Unidos ha asumido la responsabilidad de los ataques aéreos, calificándolos de error, muchas preguntas siguen sin respuesta acerca de cómo y por qué se permitió que este ataque tuviera lugar”, ha dicho en tono irónico Cone.

El director de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Estados Unidos, Jason Cone.

Según Cone, la ONG ha conseguido reunir más de 547.000 firmas en todo el mundo “en menos de dos meses”, lo que a su juicio “representa una oleada de apoyo público para el principio de que incluso la guerra tiene reglas”.

Aviones de combate estadounidenses atacaron el pasado 3 de octubre un hospital de MSF en la ciudad afgana de Kunduz.

En el bombardeo, al menos 30 personas, entre ellas 13 miembros del personal de MSF, perdieron la vida y 27 trabajadores de la organización y varios pacientes resultaron heridos.

Estados Unidos trató de justificar su ataque aéreo al hospital pretextando que en el lugar se habían refugiado talibanes, alegato desmentido de inmediato por MSF.

mep/anz/hnb