Netanyahu lucha por su supervivencia política

Hoy se celebran elecciones en Israel por segunda vez en el año
El principal rival del premier de derecha israelí, Benny Gantz, está cabeza a cabeza, según los sondeos.
Netanyahu junto a su gran aliado: Donald Trump. 
Netanyahu junto a su gran aliado: Donald Trump. 
Netanyahu junto a su gran aliado: Donald Trump.  


Imagen: AFP

Desde Jerusalén

El primer ministro de Israel está luchando por su supervivencia política, ya que las últimas encuestas antes de las elecciones generales muestran que él y su principal rival, el ex jefe del ejército del país, Benny Gantz, están cabeza a cabeza. Los últimos sondeos también indican que Benjamin Netanyahu y sus seguidores pueden no poder ganar suficientes bancas para formar un gobierno, por segunda vez este año.

Netanyahu, quien está haciendo campaña para la reelección hoy bajo la sombra de tres juicios por corrupción, no logró formar una coalición después de las últimas elecciones generales en abril. El país ahora volverá a los colegios electorales por segunda vez en seis meses: un evento sin precedentes en la historia de Israel. Las últimas encuestas publicadas durante el fin de semana por los canales de televisión israelíes 12 y 13 predicen que el partido Likud de Netanyahu y su rival Blue and White, encabezado por el ex jefe del ejército Benny Gantz, alcanzarían 32 asientos cada uno.

Ambos también predicen un estancamiento en la construcción de coaliciones: ningún bloque, ya sea de derecha o de centro, logrará asegurar una mayoría de 61 escaños de los 120 escaños disponibles en la Knesset de Israel para formar un gobierno, lo que despertó el temor de una tercera elección. En las declaraciones de última hora en Jerusalén, los ministros de Netanyahu dieron la voz de alarma, advirtiendo sobre el cansancio de los votantes y el espectro de un gobierno de izquierda.

“En cada elección está la posibilidad de que Netanyahu pueda perder”, dijo Tzipi Hotovely, viceministra de Relaciones Exteriores del país, rodeada de jóvenes simpatizantes en un mercado de moda en el centro de la ciudad. “Parte de estas elecciones es salir de este tipo de indiferencia política. Hay dos caminos en Israel: derecha e izquierda. La gente necesita decidir”.

Cuando se le preguntó si había alguna posibilidad de que el Likud se separara de Netanyahu para acelerar la creación de coaliciones, ella respondió con fuerza: “No es una opción”. El cansancio de los votantes también fue el foco del último video de campaña de Netanyahu. En un montaje de israelíes disfrutando de las playas, bares y cafeterías de la ciudad, el primer ministro advirtió a sus seguidores que no se mostraran complacientes. “Mientras planificas tu ‘día de vacaciones’, la izquierda está tomando el poder. ¡No seas complaciente! El 17 de septiembre, vota Likud ”, decía el video.

Netanyahu está luchando para asegurar un quinto mandato récord como primer ministro que, según los críticos, lo protegería si fuera acusado de cargos de corrupción en tres casos en una audiencia que se llevará a cabo después de las elecciones. Ha sido un año tumultuoso para él: inicialmente se vio obligado a convocar elecciones anticipadas el año pasado después de que su ministro de defensa, Avigdor Lieberman, renunció y retiró a su partido de la coalición gobernante, dejando a Netanyahu con una mayoría imposible de un solo filo.

Aunque el primer ministro se aseguró 35 escaños en las elecciones de abril y fue elegido por el presidente de Israel, Reuven Rivlin, para formar el próximo gobierno, no logró obtener suficientes partidos para asegurar los 61 escaños necesarios para gobernar.

De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Páginal12

Traducción: Celita Doyhambéhère

fuente pagina12