Obama: La injerencia de Netanyahu no tiene precedentes

El presidente de EEUU, Barack Obama, manifestó el sábado que la injerencia del primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, en la política norteamericana, en el tema del acuerdo nuclear de Irán, no tiene precedentes.

En una entrevista con Fareed Zakaria en la CNN, se preguntó a Obama si era «apropiado que un jefe de gobierno extranjero se interfiera en un asunto interno estadounidense”.

«Yo dejaré que Usted haga esa pregunta al primer ministro Netanyahu», respondió Obama. «Yo no recuerdo un caso similar».

Obama defendió el acuerdo afirmando que él era «muy bueno para Israel». En respuesta a las críticas lanzadas por Netanyahu, Obama dijo que «el primer ministro está equivocado en esto… Y yo puedo demostrar que las presunciones básicas que él ha hecho son incorrectas. Y, de hecho, mi argumento es correcto. Ésta es la mejor forma de que Irán no adquirirá un arma nuclear y esto no sólo es bueno para EEUU, sino también muy bueno para Israel». Él también afirmó que el acuerdo era «mejor que cualquier otra alternativa».

Senador demócrata judío se opondrá al acuerdo

El senador judío Chuck Schumer (demócrata por New Jersey), considerado un aliado tradicional del presidente Barack Obama, anunció recientemente su oposición al acuerdo nuclear firmado por EEUU y otros países del Grupo 5+1. Esto causó una ola de preocupación entre los partidarios del acuerdo, que temieron que Schumer pudiera arrastrar a otros demócratas en su intento de hacer descarrilar el pacto. Sin embargo esto es muy poco probable.

Medios norteamericanos achacaron la decisión del senador a su simpatía por Israel y a las presiones del lobby sionista, AIPAC. Esto ha llevado, sin embargo, a una campaña en contra del senador entre los activistas demócratas. La organización MoveOn.org calificó de «indignante e inaceptable que el demócrata que quiere ser el líder del partido en el Senado se alinee con los republicanos e ideólogos neocon».

En este sentido, la decisión de Schumer no va a tener influencia entre otros senadores demócratas, según la mayoría de analistas estadounidenses. Aunque la mayor parte de los senadores demócratas afirmaron inicialmente que no habían tomado una decisión sobre el acuerdo y solamente lo harían tras un profundo estudio de su texto, lo cierto es que se espera que sólo un pequeño puñado de ellos, algunas fuentes hablan de tan sólo seis, pueda votar en contra del mismo.

La Casa Blanca sigue confiando en que los opositores al acuerdo en el Congreso no lograrán suficientes votos para bloquear el acuerdo nuclear. Ellos necesitarían una mayoría de 2/3 en ambas cámaras para superar un veto presidencial a cualquier iniciativa dirigida a descarrilar el acuerdo.

FUENTE AL MANAR