OCI condena decisión de Israel de construir nuevas casas ilegales

  • El secretario general Organización para la Cooperación Islámica (OCI), Iyad Amin al-Madani.

    El secretario general Organización para la Cooperación Islámica (OCI), Iyad Amin al-Madani.

La Organización para la Cooperación Islámica (OCI) condenó el viernes la reciente decisión del régimen israelí de construir nuevos asentamientos ilegales en Cisjordania.

El secretario general de la OCI, Iyad Amin al-Madani, criticó la decisión israelí de construir 886 nuevos asentamientos ilegales en Cisjordania y dijo que la medida viola los derechos del pueblo palestino y las leyes y los reglamentos internacionales.

Al-Madani también instó a las autoridades palestinas a presentar nuevas demandas contra el régimen israelí por edificar nuevos asentamientos ilegales mientras que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha prohibido llevar a cabo tales construcciones en Cisjordania y los territorios ocupados.

Al mismo tiempo, urgió a la comunidad internacional a asumir sus responsabilidades y esforzarse para frenar las violaciones de los derechos de los palestinos y las agresiones incesantes que perpetra el régimen de Tel Aviv contra ese pueblo.

Ampliación de asentamientos ilegales del régimen de Israel en Al-Quds.

 

El miércoles, varios medios de comunicación israelíes anunciaron que Israelhabía autorizado la construcción de un total de 1065 asentamientos ilegales en los territorios palestinos 886 de los cuales serán hechos en Cisjordania.

Según las fuentes, el régimen de Tel Aviv también tiene planeado poner en marcha un proyecto de infraestructura que conectará a 296 de sus colonias en la ocupada Cisjordania, donde viven más de medio millón de israelíes en cerca de 120 asentamientos ilegales.

Dichas viviendas son consideradas ilegales por la ONU y un gran número de países dado que han sido edificadas en territorios arrebatados por el régimen israelí durante la llamada Guerra de los Seis Dias de 1967.

En base a las cifras de las Naciones Unidas, más de 700.000 palestinos se vieron desposeídos de sus hogares y de sus raíces con la ampliación de estos asentamientos ilegales y sus descendientes (hoy más de cinco millones repartidos en su mayoría entre Gaza, Cisjordania, Jordania, Siria y El Líbano) han heredado una historia de exilio y desplazamiento.

Un niño palestino se asomoa por una ventana en el campo de refugiados de Al-Shati, en la Franja de Gaza.

 

hgn/ctl/msf