OEA detecta ‘debilidad’ de sistema en elecciones de EEUU

  • La jefa de la misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) y expresidenta de Costa Rica Laura Chinchilla. 7 de noviembre de 2016

    La jefa de la misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) y expresidenta de Costa Rica Laura Chinchilla. 7 de noviembre de 2016

La misión de observación electoral de la OEA en EE.UU. no detecta fraude electoral en las elecciones del 8 de noviembre, pero sí ‘debilidades’ del sistema.

“Nosotros hasta el día de hoy no hemos identificado ningún hecho concreto, no hemos tenido en nuestro haber ninguna evidencia que haga presumir de algo que pueda alterar los resultados electorales como para cambiar la decisión soberana de los electores”, explicó el lunes la jefa de la misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) y expresidenta de Costa Rica Laura Chinchilla.

Sin embargo, aseguró que el equipo de la OEA sí ha detectado “debilidades del sistema, como los tiene cualquiera por más evolucionado que sea”, pero consideró que “no se salen del patrón de comportamiento que ha tenido la organización electoral anteriormente en Estados Unidos y que hagan presumir de un fraude electoral”.

Nosotros hasta el día de hoy no hemos identificado ningún hecho concreto, no hemos tenido en nuestro haber ninguna evidencia que haga presumir de algo que pueda alterar los resultados electorales como para cambiar la decisión soberana de los electores”, explicó la jefa de la misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) y expresidenta de Costa Rica Laura Chinchilla.

Asimismo, detalló que las “debilidades” y “quejas” que ha recogido la OEA en su observación hasta el momento son el “endurecimiento de los requisitos para el registro de votos, un mayor rigor para demandar el tipo de identificación en algunos sitios, y quejas con estados que han abierto menos mesas que en otros años”.

 

“Todos estos elementos han sido canalizados por las autoridades respectivas y llama la atención que sí, que se le están dando salidas a todos estos problemas”, precisó Chinchilla.

El candidato republicano a la Presidencia, Donald Trump, ya había dicho que temía que hubiera fraude contra él en estados clave como Pensilvania, sobre todo, a través de los sistemas de voto electrónico, y planteó por primera vez que las elecciones de noviembre podrían estar amañadas. Diversos analistas y expertos han discutido y barajado también la posibilidad de que las elecciones del 8 de noviembre sean hackeadas.

Pensilvania, al igual que otros estados con este sistema, prueba los equipos con antelación y esas pruebas están abiertas el público, por lo que siempre acuden los representantes de los partidos políticos, por lo tanto, Chinchilla descartó la posibilidad de cualquier ‘hackeo’ ya que los equipos no están conectados a Internet.

El voto electrónico, aclaró, no es lo predominante en el país donde es más frecuente que la boleta electoral se registre con un escáner o se deposite en papel en las clásicas urnas.

mep/ctl/tqi/hnb