Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios OCHA, denuncia destrucción de propiedades palestinas pese a Covid-19

Como resultado más de 400 personas residentes en Cisjordania perdieron sus hogares o medios de sustento bajo una segunda y más severa oleada de la pandemia

Fuerzas israelíes destruyeron más de medio centenar de propiedades palestinas en septiembre, práctica que sigue una tendencia al aumento a pesar de los azotes de la Covid-19, denunció hoy la ONU.

Como resultado más de 400 personas residentes en Cisjordania perdieron sus hogares o medios de sustento bajo una segunda y más severa oleada de la pandemia, reprobó la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), en un informe divulgado por la agencia de noticias Wafa.

Según esa instancia, al menos 21 de las instalaciones demolidas habían sido proporcionadas a sus moradores en calidad de asistencia caritativa.

Desde marzo, cuando aparecieron los primeros casos de Covid-19 en Belén, a la fecha, unos 572 pobladores quedaron desplazados, el total de expropiaciones más elevado en un período de cuatro años, puntualizó la OCHA.

Tal práctica -añadió- basada en regulaciones que permiten a los militares de Israel la requisa sumaria (sin previo aviso) de estructuras recién levantadas y su demolición supuestamente por la ausencia de permisos constructivos, sigue un curso creciente incluso pese a la emergencia sanitaria.

De entonces a la actualidad más de 60 mil palestinos radicados en la bloqueada Gaza y la ocupada Cisjordania fueron infectados por el SARS-CoV-2, causante de la grave enfermedad.

Las autorizaciones para edificar inmuebles son casi imposibles de obtener para los palestinos, aseguró esa oficina de Naciones Unidas.

Para muchas comunidades de ese pueblo árabe el entorno coercitivo al que se enfrentan tiene otros factores de presión como los ataques protagonizados por colonos judíos, quienes echan por tierra viviendas y sembrados, condenó la OCHA.

Se trata -amplió- de acciones dirigidas a expandir sus asentamientos ilegales en Cisjordania.

En esa demarcación viven ya alrededor de 700 mil colonos judíos.

Los palestinos encaran dos epidemias a la vez: la Covid-19 y la ocupación sionista desde 1967, declaró a Prensa Latina el Secretario General del Movimiento Al-Fatah en Egipto, Mohamed Ghareeb.

Fuente: prensa Latina