ONU advierte que 2021 será desolador en emergencias humanitarias

  • La India es uno de los países más afectados por la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, en 2020.
Los efectos de la pandemia, unidos a los efectos del cambio climático y los conflictos, anticipan un 2021 “desolador y oscuro” para muchas poblaciones del mundo.

Así se desprende de un informe presentado por el jefe de operaciones humanitarias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Mark Lowcock, en el que avisa, “tenemos una elección que hacer: dejar que 2021 sea el año del gran retroceso, tras 40 años de avances, o trabajar juntos para garantizar que encontramos una salida a esta pandemia [del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19]”.

En la presentación de las prioridades del próximo año para la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), Lowcock dijo que su agencia ha elaborado programas para ayudar a 160 de los 235 millones de personas que se calcula precisarán ayuda humanitaria para salir de la peor pandemia que ha sufrido en un siglo la población mundial.

La última cifra supone un fuerte incremento del 40 por ciento con respecto a 2020 y es un reflejo de las dificultades que afronta el mundo tras una pandemia que, a día de hoy, ha afectado a más de 60 millones de personas y causado cerca de un millón y medio de muertos.

 

Las perspectivas de ayuda humanitaria para 2021 “son un reflejo de cómo ha impactado la COVID-19 en algunos de los lugares más vulnerables del planeta, uniéndose a anteriores factores como los conflictos o el cambio climático, con más inundaciones, sequías y otros fenómenos extremos”, analizó Lowcock.

La OCHA solicita para 2021 un 20 por ciento más de fondos que este año, aunque queda por ver si los Estados, muchos de ellos golpeados por la crisis económica derivada de la pandemia, responderán plenamente a las peticiones, teniendo en cuenta que en años anteriores tampoco se recibieron todos los fondos requeridos.

En lo que va de 2020, los donantes aportaron una cifra récord de 17 000 millones de dólares, aunque es menos de la mitad de lo solicitado para este año, y con ellos se ha atendido a 98 millones de personas, sólo un 70 por ciento del objetivo anual.

“Los presupuestos de ayuda humanitaria afrontan desesperadas caídas a medida que el impacto de la pandemia global empeora, por lo que juntos debemos movilizar más recursos y mantenernos solidarios con la gente en su hora más oscura de necesidad”, subrayó el secretario general de la ONU, António Guterres.

krd/ktg/mnz/mkh