ONU Cedió a Presiones Políticas del Lobby Sionista para NO Incluir a Israel en Lista de Países que Violan Derechos de los Niños

¿Quién es el terrorista?

 

NUEVA YORK. (ABNA) – La ONU publicó el lunes una “Lista de la Vergüenza de violadores de los derechos de la infancia”, pero no incluyó en ella a Israel a pesar de la muerte de más de 500 niños en los ataques israelíes en Gaza.

Según la Agencia Noticiosa Ahlul Bait (ABNA) –  Los grupos pro-derechos humanos hicieron un llamamiento al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, para que añada a Israel a la lista y ha habido muchos debates entre las agencias de la ONU antes de la decisión final, que fue tomada por el secretario general.

Ban decidió que la lista del pasado año permaneciera sin cambiar, pero dijo que estaba “profundamente alarmado” por “las graves violaciones sufridas por los niños como resultado de las operaciones militares israelíes en 2014”.

“La escala inaceptable y sin precedentes sufrida por los niños palestinos en 2014 provoca serias preocupaciones sobre el cumplimiento por parte de Israel de la ley humanitaria internacional, especialmente los principios de proporcionalidad y precaución en los ataques”, señaló.

Al menos 557 niños palestinos fueron muertos y otros 4.249 resultaron heridos el pasado año.

La decisión de la ONU fue ampliamente criticada por los palestinos.

“El fracaso en lo que se refiere a incluir a Israel en la lista de los violadores de los derechos de los niños, cuando es tan claro que cumple con los criterios, sólo servirá para reforzar tal impunidad, que resultará en un mayor sufrimiento de los niños palestinos inocentes”, dijo el representante palestinos en la ONU, Riyad Mansur.

La organización Human Rights Watch pidió también a Ban que añadiera Israel a la lista. Ella lamentó la “decepcionante” decisión y señaló que la enviada de la ONU para los niños en conflicto, la argelina Leila Zerrougui, había recomendado la inclusión de Israel en ella. Sin embargo, “las presiones políticas parecen haber tenido éxito”, señala la organización.

 

FUENTE ABNA