ONU tacha de «injustificado» retirar ciudadanía a clérigo bareiní

  • Manifestantes bareiníes asisten a una protesta en contra de la revocación de la ciudadanía del clérigo chií, el sheij Isa Ahmad Qasem, 20 de junio de 2016.

    Manifestantes bareiníes asisten a una protesta en contra de la revocación de la ciudadanía del clérigo chií, el sheij Isa Ahmad Qasem, 20 de junio de 2016.

La ONU considera «claramente injustificada» la decisión de Baréin de revocar la ciudadanía al destacado clérigo chií, el sheij Isa Ahmad Qasem.

La decisión de Baréin de revocar la ciudadanía al líder espiritual de la mayoría musulmana chií en la monarquía de Al Jalifa en Baréin es «claramente injustificada» en virtud del Derecho Internacional, ha dicho Ravina Shamdasani, la portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACDH).

«Teniendo en cuenta que el debido proceso no se siguió, no se puede justificar», ha precisado Shamdasani en una conferencia del ente celebrada en Ginebra, Suiza.

Teniendo en cuenta que el debido proceso no se siguió, no se puede justificar», ha precisado Ravina Shamdasani, la portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACDH).

La organización internacional pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW) denunció, a su vez, la decisión de Al Jalifa de despojar de su nacionalidad al clérigo y advirtió que la medida llevará a «Baréin a los días más oscuros que ha visto desde las protestas y represiones (iniciadas) en 2011″.

En un comunicado emitido el lunes, HRW lamentó que “las autoridades de Baréin estén cerrando la puerta a la reforma política, mientras que al mismo tiempo avivan la disidencia”.

El Ministerio del Interior de Baréin anunció la jornada del lunes la anulación de la ciudadanía del clérigo bajo la acusación de que había “dañado” los intereses de la monarquía, por lo que le pidió abandonar el país junto a su familia.

Las reacciones a tal decisión no se hicieron esperar; desde la propia nación bareiní, que salió a las calles para mostrar su rechazo a esta medida, hasta el aliado de Al Jalifa de la otra parte del mundo, es decir, Estados Unidos, que expresó su profunda preocupación al respecto.

ftm/anz/rba