Palestina alerta: Al-Quds se ha convertido en una ‘base militar’

  • Las fuerzas de ocupación israeli irrumpen en el recinto sagrado de la Cúpula de la Roca (Qubbat al-Sajra), en la ciudad de Al-Quds (Jerusalén), 31 de agosto de 2015.

    Las fuerzas de ocupación israeli irrumpen en el recinto sagrado de la Cúpula de la Roca (Qubbat al-Sajra), en la ciudad de Al-Quds (Jerusalén), 31 de agosto de 2015.

Palestina denuncia que Al-Quds (Jerusalén) se ha convertido en una ‘base militar’ por las ‘medidas hostiles’ de las fuerzas israelíes.

“Los ciudadanos palestinos de momento son blanco de las medidas hostiles de las fuerzas de ocupación israelíes y víctimas de sus actos provocativos”, afirma el Ministerio de Exteriores de Palestina en un comunicado, según recoge el diario internacional árabe Asharq Al-Awsat.

En el texto difundido este lunes también se mencionan los intentos del régimen de Israel para aumentar la presión contra los palestinos a través de medidas como “el cierre de la entrada de las ciudades y los pueblos palestinos, la revisión de peatones en diferentes partes de la zona (Al-Quds) y el apoyo a colonos en sus ataques en la mezquita de Al-Aqsa, entre otras”.

Los ciudadanos palestinos de momento son blanco de las medidas hostiles de las fuerzas de ocupación israelíes y víctimas de sus actos provocativos”, indica el Ministerio de Exteriores de Palestina en un comunicado.

La Cancillería palestina, de igual modo, arremete contra las “medidas punitivas” adoptadas por Israel y las atribuye a las “políticas coloniales” de este régimen, así como sus intentos por “judaizar Palestina y eliminar la identidad palestina”.

 

A modo de colofón, el comunicado llama a la comunidad internacional a adoptar “medidas más eficaces” ante la opresión del régimen usurpador contra el pueblo palestino y a asumir su responsabilidad política y moral al respecto.

Palestina ha denunciado, en reiteradas ocasiones, ante la comunidad internacional las violaciones de los derechos humanos que sufre su pueblo a manos del régimen israelí, así como el bloqueo que Israel mantiene sobre la Franja de Gaza desde 2007 y la continuidad de la construcción de asentamientos ilegales en Cisjordania y Al-Quds.

Con el inicio de la III Intifada palestina en octubre de 2015, las fuerzas israelíes han implementado la política de disparar a matar y, en varios casos, puede llegar a asesinatos extrajudiciales o intencionados, según  la organización no gubernamental Defensa de Niñas y Niños Internacional (DNI, por sus siglas en español).

Actualmente, más de 7000 palestinos viven en condiciones infrahumanas en las prisiones israelíes, carentes de derechos tan elementales como agua, alimentos, atención médica, educación, visitas regulares, defensa jurídica, entre otros.

tqi/ncl/krd/hnb