Pompeo deja amargo sabor en parlamentarios iraquíes

La visita relámpago a Iraq del secretario norteamericano de Estado, Mike Pompeo, dejó un amargo sabor en parlamentarios que rechazan la presencia de tropas extranjeras en el país árabe.

 

Varios legisladores realizaron llamamientos a la anulación de un acuerdo de 2014 que permitió el regreso de los militares estadounidenses que ahora suman poco más de cinco mil 200.

Pompeo y el primer ministro, Adel Abdel-Mahdi, discutieron sobre los esfuerzos hacia una derrota total del terrorista Estado Islámico y cómo lograr que Iraq obtenga independencia energética para cortar los suministros de electricidad y gas natural provenientes de Irán.

Abdel-Mahdi y el presidente del Parlamento, Mohammad al-Halbousi, respondieron al jefe de la diplomacia que valoran las buenas relaciones con sus vecinos.

Pompeo también se reunió con el presidente iraquí, Barham Salih, y el canciller, Mohammad al-Hakim.

El jefe del Estado iraquí opinó que su país necesitará el apoyo de Estados Unidos en la batalla contra los radicales y expresó gratitud a la Casa Blanca por su apoyo.

Aunque derrotado en el campo militar, añadió, el Estado Islámico aún se mantiene operativo y se necesita de la misión de una alianza militar encabezada por el Pentágono, acotó.

Otro tema molesto para los diputados iraquíes se refiere a las afirmaciones del presidente, Donald Trump, quien, en una visita de pocas horas a la nación árabe en diciembre, adelantó que Estados Unidos podría usar sus bases como plataforma para continuar las operaciones en Siria.

Esa opinión la reiteró Pompeo a sus anfitriones que hace unos días calificaron de grosera la presencia de Trump, negado a encuentros con los mandatarios iraquíes.

‘Trump necesita saber sus límites. La ocupación estadounidense de Iraq ha terminado’, expresó Sabah al-Saidi, jefe de uno de los dos bloques principales en el parlamento.

‘Iraq no debe ser una plataforma para que los estadounidenses cobren sus cuentas a los rusos o a los iraníes’, indicó Hakim al-Zamili, del bloque parlamentario Islah.

Pompeo también se reunió con dignatarios de la región autónoma iraquí del Kurdistán con el objetivo de tranquilizarlos sobre los planes de Washington de retirar militares de Siria.

Fue recibido por el jefe del Partido Democrático del Kurdistán, Masoud Barzani, y el primer ministro, Nechirvan Barzani.

En Iraq, Pompeo cumplió la segunda etapa de una gira por Medio Oriente que inició este martes por Jordania y que lo llevará a otros países de la región, incluidos varios del Golfo.

agp/arc