Presidente pro témpore del CSNU promete aceleración del caso nuclear iraní

  • Canciller neozelandés, Murray McCully.

    Canciller neozelandés, Murray McCully.

Nueva Zelanda, presidente pro témpore del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), considera la conclusión de los diálogos entre Irán y el Grupo 5+1 como “un desarrollo positivo para la estabilidad regional en Oriente Medio”.

El canciller neozelandés, Murray McCully, dejó claro el martes que su país hará todo lo posible en este ente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para acelerar las medidas relacionadas al acuerdo nuclear.

De acuerdo con la página Web de noticias New Zealand Herald, McCully afirmó que la conclusión del martes de las conversaciones nucleares entre Teherán y el Sexteto provocará “la posibilidad del avance de las relaciones entre Irán y Nueva Zelanda”.

El jefe de la Diplomacia neozelandés subrayó que lo que sucedió en Viena (capital de Austria), donde se celebraron los diálogos entre Irán y el Sexteto (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania), fue una victoria “importante”.

En otra parte de sus comentarios, el ministro de Asuntos Exteriores de Nueva Zelanda elogió a todas las partes involucradas en las mencionadas conversaciones por su firmeza durante casi dos años de diálogos difíciles y maratónicos.

En este contexto, el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, informó que en la semana próxima el CSNU reconocerá el programa de enriquecimiento de uranio de un país en vía de desarrollo, subrayando que esto no hubiera sido posible sin la resistencia de la nación persa.

Algunas de las partes en los diálogos nucleares entre Irán y el G5+1 antes de leer la declaración conjunta. 14 de julio de 2015

 

Según el Plan Integral de Acción Conjunta acordado en los diálogos nucleares, todas las sanciones económicas y financieras impuestas contra Irán sobre el programa de energía nuclear del país persa serán levantadas en el marco de una nueva resolución del CSNU.

Como resultado de la conclusión de las conversaciones Irán-G5+1, que fue elaborada en base de los marcos, las instrucciones y las líneas rojas de la República Islámica de Irán, se obtuvo logros en el campo nuclear.

Lo que se alcanzó el martes en Viena fue considerado por líderes de todo el mundo y los países regionales como “un acuerdo histórico”, excepto por el régimen de Israel que lo llama “un error histórico para el mundo”.

zss/ktg/hnb