Rusia: “La situación en Idlib requiere de una discusión al más alto nivel”

https://cdnmundo2.img.sputniknews.com/images/108202/95/1082029591.jpg

La complicada situación en la provincia siria de Idlib requiere de una discusión al más alto nivel, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, refiriéndose al encuentro previsto para el 17 de septiembre en Sochi entre el presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan.
“La situación en Idlib es espinosa”, señaló Peskov.
El asunto, recordó el portavoz, fue abordado en la reciente cumbre tripartita (Rusia, Turquía e Irán), así como en encuentros bilaterales.
“La discusión va a continuar hoy, porque la situación es espinosa, hay ciertas diferencias de enfoque, así que se requiere una conversación a fondo al más alto nivel”, apuntó.
A la pregunta de si también están previstos algunas consultas entre Moscú y Teherán en los próximos días, el portavoz de la Presidencia rusa dijo: “Por ahora no, aunque no podemos excluirlo, la situación operativa requiere de contactos intensos”.
La provincia de Idlib, en el noroeste de Siria, fue ocupada en 2015 por varios grupos insurgentes, entre ellos el Frente al Nusra (también conocido como Fatah al Sham, organización terrorista prohibida en Rusia).
​Gracias a los acuerdos entre insurgentes y Damasco, se fueron trasladando a Idlib las facciones que se negaron a cesar la lucha armada durante las operaciones antiterroristas en Alepo, Homs y Guta Oriental.
En 2017, Idlib pasó a integrar una zona de distensión patrocinada por Turquía.
Damasco declaró en julio pasado que se reserva el derecho de usar la fuerza militar para recuperar la provincia de Idlib si los rebeldes rechazan la reconciliación.
A finales de agosto pasado, el Ministerio de Defensa ruso denunció que los terroristas del Frente al Nusra están preparando un montaje en esa provincia para acusar a Damasco del uso de armas químicas contra civiles y darle un pretexto a la coalición liderada por EEUU para otro ataque a Siria.
sn