SIRIA: “Liberaremos cada pulgada de Siria del terrorismo y no tenemos otra opción que la victoria”

FOTO DE ARCHIVO
El presidente de la República Árabe Siria, Bashar al Assad, pronunció un discurso ante la nueva Asamblea del Pueblo que celebró la segunda sesión de su primer periodo legislativo.
El presidente Al-Assad aseguró que “el pueblo sirio sorprendió al mundo una vez más con su participación sin precedentes en las elecciones parlamentarias para elegir a sus representantes”, indicando que esta Asamblea es diferente a sus predecesoras ya que los votantes eligieron a candidatos que vinieron de la profundidad del sufrimiento y del sacrificio.
“El alto y sin precedentes número de votantes fue un mensaje claro al mundo de que cuanto mayor es la presión más se apega el pueblo a su soberanía”, precisó.
El mandatario sirio acotó que cuando trabajamos con fe y dedicación por la patria y no para nosotros mismos, su trabajo como poder ejecutivo se convierte en verdadero y eficaz.
En este sentido, llamó a trabajar en la próxima etapa para el cambio como hicieron los mártires y los heridos y todos los que se sacrificaron por Siria.
El presidente sirio explicó que los conflictos internacionales han producido conflictos regionales y repercutieron directamente en la región y en Siria, en particular.
“Vivimos conflictos internacionales que generaron conflictos regionales entre los países que buscan preservar su soberanía e independencia, y Estados que están trabajando para responder e imponer sus intereses a los demás, aunque sea a expensas de los intereses de su pueblo”, precisó.
Por otro lado, al Assad aclaró que el plan era que terrorismo domine por completo a Siria y luego darle el carácter de moderación.
“Después del fracaso de su plan terrorista, trabajaron en un plan político para golpear la Constitución y de este modo crear el caos”, dijo.
Agregó que “ya no es un secreto que la escencia del proceso político para los países que apoyan el terrorismo, apunta a socavar la esencia del concepto de la patria, que es la constitución”.
Dijo el presidente que “nosotros planteamos desde el principio de Ginebra III, un Documento de Principios que constituye una base para las conversaciones, indicando que los principios son esenciales en cualquier proceso de conversación, ya que es una referencia a negociar.”
Añadió que las conversaciones reales hasta este momento no se han iniciado y no se ha contestado aún al Documento de Principios.
En su discurso, el presidente dijo que los enemigos de Siria han acudido a aplicar un plan con sentido sectario, ya que el régimen sectario convierte a los hijos de la misma patria en enemigos y adversarios, y ahí es donde las mismas potencias coloniales se presentan a sí mismas como protectora de los grupos dentro de la nación”.
El presidente sirio aclaró en este sentido que la unidad no empieza con la geografía, sino con la unidad de los ciudadanos.
De igual manera, el presidente aseguró que cualquier proceso político que no empieza y termina con la eliminación del terrorismo no tiene ningún sentido, ni logrará los resultados deseados.
También señaló que como el Ejército logró liberar a Palmira y muchas otras zonas antes, la Fuerzas Armadas liberarán cada pulgada de Siria de las manos del terrorismo, ya que no hay otra alternativa que no sea la victoria.
El presidente afirmó que “nuestra guerra continuará contra el terrorismo economico y el terrorismo de los coches bomba, las masacres y las bombas, y Siria no ama las guerras, sino que fueron sus enemigos los que le impusieron esa guerra, y el derramamiento de sangre no terminará hasta erradicar el terrorismo de sus raíces dondequiera que sea y cualesquiera que sean las máscaras que usa”.
El presidente saludó al pueblo de todas las partes de Siria, ya que desafían la muerte, el terrorismo y sus planes al aferrarse a la voluntad de vida y recuperación.
Sobre el régimen turco, al Assad dijo que “el régimen fascista de Erdogan se centraba en Alepo, ya que es la última esperanza para su proyecto extremista, pero Alepo será el cementerio donde serán sepultados los sueños y las esperanzas de este asesino”.
Cuando fracasaron en alcanzar lo que querían que su respuesta fue una declaración pública de apoyo al terrorismo y retirarse del acuerdo de cese de hostilidades y eso es lo que hemos visto de atacar a civiles y hospitales en Alepo.
“El precio que debemos pagar es el de preservar la Constitución y las instituciones, y preservar el estado de derecho y la igualdad de oportunidades”, acotó.
Asimismo, resaltó que “si la instauración de la seguridad y la victoria sobre el terrorismo es el precio que hace que la sangre pura de los mártires no se desperdicie, la lucha contra los fenómenos nocivos de corrupción y favoritismo es la otra parte de ese precio”.
Sobre los amigos de Siria, el presidente al-Assad comentó que la derrota del terrorismo se logrará siempre y cuando haya países como Irán, Rusia y China que apoyan al pueblo sirio y respaldan la justicia.
“Gracias a esos países por sus posturas firmes ya que son países que respetan sus principios y apoyan los derechos de los pueblo en su autodeterminación”, indicó.
El presidente saludo a los soldados sirios diciendo: “no hay palabras que puedan describir su valentía y su sacrificio y si no fuera por su coraje y firmeza, Siria hubiera quedado como una historia lejana.
También llamó una vez más a los que portan armas por cualquier razón a unirse a la marcha de la reconciliación que comenzó hace años y se aceleró en las últimas semanas.
SANA