Terrorismo Saudí: Fuerzas saudítas incendiaron hogares chiítas en Awamiyah 

Las fuerzas sauditas han incendiado las casas de los residentes chiítas en la sitiada ciudad de Awamiyah, que ha sido escenario de una severa represión del régimen saudí contra la comunidad musulmana chiíta.
Informes locales expusieron que las fuerzas sauditas expulsaron a los chiítas de sus hogares y luego incendiaron sus propiedades.
Awamiyah, situada en la Provincia Oriental, ha sido durante mucho tiempo un territorio que opero como un punto de tensión entre el reino saudita y los habitantes que protestan por la discriminación de la cual son objeto.
Esta ciudad ha presenciado nuevos enfrentamientos mortales entre los militares y los residentes desde mayo, cuando las fuerzas sauditas comenzaron a arrasar el casco antiguo de la ciudad, conocido como al-Mosawara.
 
Las autoridades sauditas afirman que las estrechas calles de Mosawara se han convertido en un escondite para militantes sospechosos de estar detrás de los ataques contra las fuerzas de seguridad del reino en la Provincia Oriental.
La ONU, sin embargo, dijo que Arabia Saudita estaba borrando el patrimonio cultural y violando los derechos humanos a través de la demolición de Mosawara.
Karima Bennoune, relatora especial de la ONU en el ámbito de los derechos culturales, dijo que las autoridades sauditas ignoraron las repetidas súplicas del organismo mundial para que detenga la destrucción.
 
“Estas destrucciones borran las huellas de este patrimonio cultural histórico y vivido y son claras violaciones de las obligaciones de Arabia Saudita bajo las leyes internacionales de derechos humanos”, dijo Bennoune, acusando a las fuerzas sauditas de “quemar irreparablemente” edificios históricos y obligar a los residentes a huir de sus hogares .
Leilani Farha, relator especial de la ONU sobre el derecho a una vivienda adecuada, también advirtió que la medida saudita “constituye un desalojo forzoso en virtud del derecho internacional de los derechos humanos”.
Desde febrero de 2011, Arabia Saudita ha intensificado las medidas de seguridad en la Provincia Oriental, con una población predominantemente chiíta, que ha sido sacudida por manifestaciones opositoras al régimen saudí, reclamando libertad de expresión, la liberación de los presos políticos y el fin de la discriminación económica y religiosa.
El gobierno ha reprimido brutalmente al movimientos popular que exige reformas democráticas en el reino, pero este se ha intensificado desde enero de 2016, cuando Arabia Saudita ejecutó al respetable clérigo chií, el Sheij Nimr al-Nimr.
 
ptv / pi