Trump protagoniza pelea con un periodista en la Casa Blanca

En una rueda de prensa sobre el resultado de las elecciones de medio mandato en EE.UU., el presidente Donald Trump arremete una vez más contra la prensa.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, protagonizó el miércoles un rifirrafe con el periodista de la cadena estadounidense CNN Jim Acosta, quien increpó al mandatario por haber definido como “invasores” a los migrantes centroamericanos que quieren ingresar al país norteamericano.

En respuesta, Trump llamó “maleducado” y “terrible” a Acosta. “Eres una persona grosera y terrible. No deberías estar trabajando para la CNN”, respondió en seco Trump y le quitó el turno de palabra.

Acosta contraatacó enfatizando que la caravana de migrantes “está a cientos de kilómetros de distancia” de la frontera estadounidense. “Esto no es una invasión”, defendió.

“Francamente, deberías dejarme gobernar el país. Tú diriges la CNN y, si lo hicieras bien, tu audiencia sería mucho mayor”, contestó Trump visiblemente molesto.

El incidente no quedó sin respuesta, minutos después la cadena CNN hizo público un comunicado en el que repudiaba los constantes ataques que sufre la prensa por parte del inquilino de la Casa Blanca.

Tras tildar los ataques de Trump de “peligrosos” y “antiamericanos”, la CNN manifestó su total respaldo a Acosta y demandó al magnate proteger a la prensa por ser una parte vital para la democracia.

Acosta fue defendido por un compañero de profesión de la cadena NBC que tenía el turno siguiente, ante lo que Trump contestó que tampoco era un gran fan de su cadena.

Como era de esperar, la Casa Blanca reaccionó a este incidente y a través de su portavoz, Sarah Sanders, manifestó que le retiraban la credencial a Acosta por, según alegó, “forcejear” con una empleada que le quería quitar el micrófono cuando Trump lo mandó callar.

Trump se ha caracterizado por mantener una relación convulsa con los medios de comunicación, a quienes ha denominado “el enemigo del pueblo” por considerar que no publican la verdad.

Los ataques del presidente a la prensa han sido reiterados y ha llegado a decir que los periodistas “ponen en riesgo la vida de muchos” cuando revelan las deliberaciones internas de la Administración.

La relación del republicano con la verdad es delicada, considerando que dice un promedio de 16 falsedades o medias verdades cada día, conforme al conteo de The Washington Post.

lvs/anz/ncl/rba