Turquía acusa a Macron de práctica “fascista” contra musulmanes

  • Ciudadanos turcos protestan contra los comentarios islamófobos del presidente francés, Emmanuel Macron, Estambul, 25 de octubre de 2020. (Foto: AP)
Turquía denuncia la política fascista que aplica el presidente de Francia, Emmanuel Macron, contra los musulmanes que residen en el país galo.

Macron consideró el pasado miércoles que la publicación de las controvertidas caricaturas del Gran Profeta del Islam, el Hazrat Muhamad (la paz sea con él) en la revista satírica gala Charlie Hebdo, estaba en consonancia con la libertad de expresión, por lo que se negó a condenarla.

El director de Comunicaciones de la Presidencia turca, Fahrettin Altun, subrayó el lunes que el mandatario galo busca liderar Europa y, por “motivos políticos”, ha adoptado una política fascista respecto a los musulmanes que residen en este país europeo.

“Macron no solo está propagando la discriminación contra los musulmanes en Francia y en otros países europeos, sino busca alcanzar sus propias metas políticas a través de propagar el odio y la islamofobia. Macron persigue la antigua política fascista que se dirigía hacia los judíos en Europa” durante la Alemania Nazi, indico Altun en su cuenta en Twitter.

La postura antimusulmana del Elíseo, de acuerdo con el funcionario turco, refleja “la nueva estrategia política decepcionante de Europa”.

 

Ante tal coyuntura, Altun exigió castigos para los políticos irresponsables como Macron, que no dudan en atacar a las religiones para tapar sus derrotas a nivel nacional.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, a su vez, el mismo lunes, llamó a los dirigentes de los países de la Unión Europea (UE) a detener la campaña de odio contra los musulmanes, dirigida por Macron.  De igual modo, instó a los ciudadanos turcos a boicotear los productos franceses; en reacción a los comentarios islamófobos de su par galo.

Irán, Turquía, Jordania y Kuwait han denunciado la publicación de las polémicas caricaturas de Charlie Hebdo y señalado que la libertad de expresión no implica, en absoluto, lanzar “insultos a los valores del Islam y las creencias de los musulmanes”. Es más, subrayan que este tipo de mensajes blasfemos solo cultivan una mayor incitación al odio y al extremismo en el mundo.

ask/ncl/hnb