UE, preocupada por salud de preso palestino en huelga de hambre

  • Una protesta para pedir la liberación de los presos palestinos bajo la detención administrativa del régimen israelí, Tel Aviv, 24 de octubre de 2020.
La Unión Europea (UE) expresa grave preocupación por la salud de Maher al-Ajras, preso palestino en huelga de hambre en una cárcel del régimen israelí.

El portavoz de Asuntos Exteriores de la Comisión Europea, Peter Stano, en un comunicado emitido el viernes dijo que el bloque comunitario está monitoreando de cerca la situación de Al-Ajras, de 49 años de edad, que ha entrado este sábado en el 97.º día consecutivo de huelga de hambre indefinida, en protesta por su detención administrativa en la ocupada Cisjordania.

“Independientemente de las acusaciones contra el Sr. Al-Ajras, la Unión Europea reitera sus preocupaciones de larga data sobre la extensa detención administrativa de Israel sin cargos formales”, se lee en el texto.

La nota también reza que alrededor de 350 palestinos se encuentran actualmente bajo la detención administrativa del régimen de ocupación de Tel Aviv. Resulta imprescindible que los detenidos cuenten con el derecho a ser informados sobre los cargos subyacentes a cualquier detención y sometidos a un juicio justo, enfatiza.

 

Stano pidió entonces a Israel que respete plenamente el derecho internacional humanitario y los derechos humanos de todos los presos, y que haga todo lo posible para garantizar la salud de Al-Ajras.

Él fue arrestado el 27 de julio en la localidad de Yenín, en el norte de la ocupada Cisjordania, por el servicio de seguridad interna israelí (Shin Bet), bajo la acusación de ser un miembro del movimiento de la Yihad Islámica Palestina, un cargo que él niega. Su familia asegura que se limitaba a defender los derechos de los presos palestinos en las redes sociales.

A su vez, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha reclamado a Israel “abolir” la detención administrativa, una práctica que permite “arrestar y detener a una persona sin cargos, sin juicio, sin conocer las pruebas en su contra y sin una revisión judicial justa”.

ftn/ktg/mkh