Un juez argentino ordena detener a la presidenta de las Madres de Plaza de Mayo

  • La presidenta de la organización de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini (izqda.) en la Plaza de Mayo de Buenos Aires, capital argentina. 4 de agosto de 2016

    La presidenta de la organización de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini (izqda.) en la Plaza de Mayo de Buenos Aires, capital argentina. 4 de agosto de 2016

Un juez ordena detener a la presidenta de la organización de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, por no acudir a declarar sobre un presunto fraude al Estado.

El juez argentino Marcelo Martínez ha dado la orden este jueves por supuestos desvíos de fondos pertenecientes al Estado dentro del programa de construcción de viviendas Sueños Compartidos, administrado por dicha organización de derechos humanos, según fuentes judiciales.

La decisión del juez se produce luego de que la titular no se presentara este jueves, luego de otra ausencia el pasado 6 de julio, por lo que se preveía que la mujer de 87 años acudiera hoy obligatoriamente, si fuera necesario llevada por la fuerza pública.

Otra vez sufrimos en carne propia la burla, que nos castiga a todas las ancianas de 85 a 90 años, y nos condena a pagar las deudas, injustas y ajenas”, ha denunciado la presidenta de la organización Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.

Tras la orden, el subcomisario Gómez de Olivera, del Departamento de Delitos Federales de la Policía Federal de Argentina, se ha presentado a la sede de la asociación, en el centro de la capital argentina, Buenos Aires, y ha dicho que necesitaba “cumplimentar una orden de allanamiento” dispuesta por el juez federal.

Poco después de enviar una carta al juez federal, De Bonafini ha dicho en una entrevista con radios locales que no ha asistido a la cita porque hace 40 años que es víctima de “la mal llamada justicia”. “Otra vez sufrimos en carne propia la burla, que nos castiga a todas las ancianas de 85 a 90 años, y nos condena a pagar las deudas, injustas y ajenas”, ha denunciado.

La abuela argentina asume las consecuencias de no haber asistido a la cita: “venganme a buscar, no me interesa”, ha declarado. Además, en un discurso en la plaza de Mayo, acompañada por una multitud, ha calificado de “vergüenza” el envío de la policía a la sede de las Madres, a quienes, aseguró, pretenden “asustar”, para luego criticar al Gobierno del presidente Mauricio Macri por “perseguir al pueblo” y “hacer un desastre” en el país, “regalando todo lo conseguido” en los últimos doce años de Gobiernos kirchneristas.

Al mismo tiempo ha defendido a la ex presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, a quien según ha dicho, también “quieren poner de presa”, y asegurando que se enfrentarán a la justicia “corrupta”, y seguirán con el proyecto nacional y popular que lidera la ex mandataria de Argentina.

El juez tiene ahora hasta tres días para decidir si envía a la policía a buscar a Bonafini. Los acusados tienen la opción de hablar o no ante el magistrado, pero presentarse es obligatorio por ley.

aaf/mla/rba