Un millón de personas se quedará sin alimentos en Gaza a mediados de junio

En Gaza, casi 390.000 personas sufren pobreza absoluta, sobreviven con unos $3,5 al día. Lo único que impide que Gaza esté al borde del colapso total es la acción humanitaria preventiva de los organismos de las Naciones Unidas, incluida UNRWA, y las remesas del exterior. La Agencia sigue siendo un elemento vital en Gaza, donde sus servicios de salud y educación y su defensa de los derechos y la dignidad son indispensables para la mayoría de sus 1,9 millones de habitantes.

En Gaza, casi 390.000 personas sufren pobreza absoluta, sobreviven con unos $3,5 al día. UNRWA ESPAÑA / GAZA, PALESTINA

Más de un millón de personas, la mitad de la población de Gaza que depende de la ayuda alimentaria de UNRWA para sobrevivir, podría dejar de recibir alimentos en menos de un mes debido a la falta de financiación de la Agencia. Entre las personas que reciben ayuda de UNRWA, alrededor de 620.000 se encuentran en pobreza extrema, no pueden cubrir sus necesidades alimentarias básicas y tienen que sobrevivir con 1,6 dólares al día. Casi 390.000 personas sufren pobreza absoluta y sobreviven con unos $3,5 al día.

La familia de Ahmad es una de las que recibe los paquetes de alimentos que UNRWA distribuye periódicamente. Gracias a este programa, Ahmed pudo usar sus modestos ahorros para pagar clases y estudiar trabajo social. Soñaba con encontrar un trabajo con el que pudiera servir a su comunidad y también ganar un sueldo para poder alimentar a su familia.

Desgraciadamente, no hay trabajos para Ahmed en Gaza. El paro en la zona alcanza 54,9% y es aun mayor entre jóvenes y mujeres. Para muchos esto significa que solo pueden sobrevivir gracias a la ayuda alimentaria que UNRWA proporciona y que podría agotarse en menos de un mes debido a la falta de fondos.

Desde el año 2000 el número de personas que dependen de la asistencia alimentaria de UNRWA para sobrevivir se ha incrementado de 80.000 a más de un millón. “Se trata de un aumento de casi diez veces causado por el bloqueo que provocó el cierre de Gaza con un desastroso impacto en la economía local, los sucesivos conflictos que han arrasado vecindarios enteros e infraestructura pública, y la actual crisis política interna palestina que comenzó en 2007 con la llegada de Hamás al poder en Gaza”, explica Matthias Schmale, Director de Operaciones de UNRWA en Gaza.

UNRWA se financia casi exclusivamente con contribuciones voluntarias y el apoyo financiero se ha visto superado por el aumento de las necesidades. A esto se suma la retirada de fondos de su mayor donante, Estados Unidos, el año pasado. A menos que UNRWA consiga 60 millones de dólares adicionales para junio, su capacidad para seguir proporcionando alimentos a más de 1 millón de refugiados y refugiadas de Palestina en Gaza se verá gravemente amenazada.

Un informe publicado por las Naciones Unidas en 2017 predijo que Gaza sería inhabitable para el año 2020. En la actualidad, con una tasa de desempleo muy elevada y más de un millón de personas dependientes de las entregas trimestrales de alimentos de UNRWA, lo único que impide que Gaza esté al borde del colapso total es la acción humanitaria preventiva de los organismos de las Naciones Unidas, incluida UNRWA, y las remesas del exterior.

En un momento de creciente incertidumbre sobre el futuro del proceso de paz entre Israel y Palestina, UNRWA es uno de los pocos elementos estabilizadores en un entorno muy complejo. Al seguir cumpliendo su mandato, la Agencia sigue siendo un elemento vital en Gaza, donde sus servicios de salud y educación y su defensa de los derechos y la dignidad son indispensables para la mayoría de los 1,9 millones habitantes de Gaza. Sin embargo, lo más urgente es la asistencia alimentaria que proporciona la Agencia para contrarrestar la inseguridad alimentaria de más de un millón de refugiados palestinos.

Fuente: UNRWA / El Diario – España