Un musulmán de origen senegalés, la nueva estrella de la NBA

Por su estilo único de jugar los expertos en baloncesto consideran a este joven musulmán como una nueva y brillante estrella de la NBA en 2019

Por su estilo único de jugar los expertos en baloncesto consideran a este joven musulmán como una nueva y brillante estrella de la NBA en 2019. Gracias a su altura, 2,31 metros, Taco Fall encesta balones con la mano mientras está de puntillas.

Elhadji Tako Serein Diop Fall, un musulmán senegalés de 23 años nacido en Dakar, pasó de ser un novato a ser el favorito de los fans de la Liga Estadounidense de Baloncesto (NBA).

Taco comenzó su carrera deportiva en el fútbol, que es considerado el deporte más popular en Senegal. El joven deportista comenzó a interesarse por el baloncesto a los 16 años.

En 2011, Taco llegó a EEUU. En Houston, Texas, comienza a jugar al baloncesto profesionalmente y se entrena en el Salón de la Fama de la NBA con el destacado jugador Hakim Oladzhuvon, que también es musulmán de Nigeria.

Y más recientemente, a fines de junio de este año, Taco firmó un contrato con los Boston Celtics, en el que jugó en la temporada 2019 de la Liga de Verano de la NBA.

Según Taco, ahora está dedicado por completo a su carrera deportiva, además de estudiar tecnología informática en la Universidad de Florida Central.

Tako admite que desde la adolescencia, se ha opuesto públicamente a las políticas gubernamentales xenófobas. Y ahora se opone activamente a la retórica anti-musulmana que emana de la administración del presidente de EEUU, Donald Trump.

En este sentido, el deporte es una fuerza poderosa que puede unir a las personas. El amor que los aficionados le dan al joven jugador de baloncesto musulmán Taco Fall en el contexto de la intolerancia extrema de algunos políticos hacia los inmigrantes, los afroamericanos y los musulmanes es una clara confirmación de esto.

En un momento, el público estadounidense fue conquistado por Muhammad Ali, Karim Abdul-Jabbar y Hakim Oladzhuvon. Los tres eran negros y musulmanes, y, a pesar de la discriminación, siguieron siendo los ídolos de millones de personas durante muchos años.

Los talentosos musulmanes, que son estrellas en los deportes estadounidenses, por su éxito hasta el día de hoy disipan el mito de que el Islam y Occidente son incompatibles.

FUENTE MUNDOISLAM