Yemen: Alertan sobre un posible nuevo brote de cólera durante la temporada de lluvias, mientras continúa la agresión militar contra el país 

 

Meses después de haber sido devastado por un mortal brote de cólera que mató a miles de personas, Yemen enfrenta ahora el riesgo de una segunda ola de la enfermedad a medida que se acerca una nueva temporada de lluvias.

El país devastado por la guerra, que ha perdido gran parte de su infraestructura debido a los despiadados ataques aéreos lanzados por Arabia Saudita en los últimos tres años, todavía se está recuperando de uno de los peores brotes de la enfermedad mortal, advirtieron este jueves los especialistas.

Desde 2016, aproximadamente un año después del inicio del ataque, se ha informado sobre un millón de casos sospechosos de cólera en Yemen, mientras que más de 2.000 personas han fallecido a causa de esta epidemia.

“Esperamos ver un aumento de casos durante la temporada de lluvias”, dijo a Reuters, Anton Camacho, autor principal de un estudio sobre la epidemia publicado en la revista The Lancet Global Health .

“Si algo va a suceder, sucederá ahora, así que todos deben estar conscientes y responder rápidamente”, agreando que “el riesgo es alto”.

Se espera que la temporada de lluvias se extienda hasta mediados de agosto.

En las primeras cuatro semanas de la temporada de lluvias del año pasado, el número diario de casos de cólera aumentó 100 veces, lo que aceleró la propagación de la enfermedad en todo el país, azotado por la pobreza.

La contaminación de los recursos hídricos durante la temporada y los niveles cambiantes de zooplancton y hierro en el agua, que ayudan a la supervivencia de la bacteria del cólera, fueron algunas de las principales causas de la epidemia de cólera.

Según los investigadores, más de la mitad de los distritos de Yemen, hogar de casi 14 millones, están en riesgo este año.

El cólera se transmite por el consumo de alimentos o agua contaminados. La enfermedad diarreica puede causar la muerte en cuestión de horas si la persona queda desatendida.

El estallido de la epidemia se ha visto exacerbado por la guerra de agresión lanzada Arabia Saudita, que ha destruido los servicios de salud y el suministro de agua en Yemen, que ha desplazado a más de dos millones de personas y ha llevado al país al borde del hambre. El bloqueo impuesto por Arabia Saudita durante años en los principales puertos marítimos y aeropuertos del país también han provocado una grave escasez de medicamentos.

La investigación ha mapeado el brote y analizado los patrones de lluvia, lo que permite a los funcionarios de salud y la Organización Mundial de la Salud (OMS) identificar más fácilmente los lugares que más necesitan vacunas contra el cólera.

Según las Naciones Unidas, unos 22 millones de los 25 millones de habitantes de Yemen tienen necesidad de asistencia humanitaria.

ptv / pi