Yemen: Misil balístico yemení alcanza la base militar de Asir ubicada en Arabia Saudí

imagen.png

 

Las fuerzas armadas yemeníes han disparado un misil balístico de desarrollo nacional contra una base militar en la región fronteriza sudoccidental de Asir, en represalia por la guerra de agresión militar que lidera el régimen saudí contra la nación yemení.

La cadena de televisión yemení al-Masirah, que cita a un oficial militar anónimo de la unidad de misiles del ejército yemení, informó que la base militar había sido alcanzada por un misil Badr-1 de corto alcance a última hora del miércoles, y añadió que el proyectil había alcanzado su objetivo con precisión.

En el informe se añadía que el ataque con misiles dejó un número indeterminado de mercenarios saudíes muertos o heridos, y causó daños a la base y a su equipo.

Mientras tanto, al-Masirah dijo en otro informe que las fuerzas yemeníes mataron a varios mercenarios saudíes al oeste de un cruce fronterizo en Asir, con fuego de cohetes y mortero.

Añadió que las fuerzas yemeníes también lograron retomar al menos ocho zonas estratégicas en las partes más septentrionales de la provincia de Sa’ada, que comparte frontera con Asir.

Anteriormente, el miércoles, el ejército yemení había alcanzado una base saudí en la región de Jizan del reino, con dos misiles balísticos Zelzal-1 (Terremoto-1) de fabricación nacional. No hubo informes inmediatos sobre posibles víctimas, ni sobre el alcance de los daños causados.

Arabia Saudita y algunos de sus aliados, incluyendo los Emiratos Árabes Unidos, Marruecos y Sudán, lanzaron una guerra de agresión brutal contra Yemen en marzo de 2015 en un intento de reinstalar en el gobierno al ex presidente yemení Abd Rabbuh Mansur Hadi, un estrecho aliado de la monarquía saudí, y aplastar al movimiento popular yemení Houthi Ansarullah, que ha jugado un papel significativo, junto con el ejército yemení, en la defensa de la empobrecida nación.

La agresión consistió inicialmente en una campaña de bombardeo, pero más tarde fue acompañada por un bloqueo naval y el despliegue de fuerzas terrestres en Yemen. Hasta la fecha, unos 15.000 yemeníes han perdido la vida y miles más han resultado heridos.

Más de 2.200 personas también han muerto de cólera, y la crisis ha desencadenado lo que las Naciones Unidas han descrito como el peor desastre humanitario del mundo.

La guerra impuesta también se ha cobrado un alto precio en la infraestructura del país, destruyendo hospitales, escuelas y fábricas. La ONU ha dicho que 22,2 millones de yemenitas necesitan urgentemente alimentos, de los cuales 8,4 millones están amenazados por el hambre.

Algunos países occidentales, en particular los Estados Unidos y Gran Bretaña, también están acusados de ser cómplices de la agresión en curso, ya que suministran al régimen de Riad armas y equipamiento militar avanzado, así como asistencia logística y de inteligencia.

ptv / pi